11 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las consecuencias del "desastre" para Don Felipe y el "problema" de Doña Letizia

Después de días tan intensos políticamente hablando como los que ha tenido que vivir el Monarca y con las elecciones a la vuelta de la esquina ahora toca comprobar qué pasa en la calle.

Después de días tan intensos este miércoles el Rey se alejó momentáneamente de la política para protagonizar la apertura operística del Teatro Real y Paloma Barrientos se encarga de destacar en su columna de Vanitatis que "como suele ser habitual en las últimas apariciones del monarca, hubo gritos de Viva el Rey en la calle".

También dentro, "el Rey Felipe saludó a muchos de los invitados, a los que agradeció las felicitaciones que recibía por su papel moderador en el desastre que ha supuesto la falta de acuerdo entre los políticos". 

Nada más "asomar por el palco sonó el himno nacional y de nuevo aplausos por parte de los asistentes". Y eso que la Reina Letizia tuvo un problema que se solventó sin que hubiera retraso en el inicio de la representación: "Nada más llegar pidió imperdibles para sujetar una abertura del vestido, firmado por Lola Li. Dos asistentes solucionaron el problema y no hubo más contratiempos".

Destaca Barrientos que "uno de los momentos visuales más llamativos fue el encuentro del alcalde de Madrid con Don Felipe, que tuvo tiempo para tomarse una cerveza. La Reina Letizia, por su parte, también tuvo su noche de socialización y solo bebió agua. La frase más escuchada en el encuentro referida a la consorte real era lo guapa que estaba. Y efectivamente, el vestido elegido y la nueva manera de destacar la mirada con sombra ahumada presentaban una imagen espectacular".

Comenta esta noticia