19 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La losa de la mentira aplasta a Ábalos: el PP no parará hasta hacerlo caer

Los populares han pedido una comisión de investigación en el Congreso y van a poner todo de su parte para que el titular de Fomento acabe como el exministro Soria: dimitiendo por mentiras.

 

“No vamos a soltar el tema hasta que dimita”. La frase es de un estrecho colaborador del presidente nacional del PP, Pablo Casado. Habla de José Luis Ábalos, el “ministro-sonámbulo” (en palabras de otro dirigente del PP) que se pierde por las noches en Barajas.

El secretario general de los populares, Teodoro García Egea, ya ha anunciado que pedirán una comisión de investigación en el Congreso. La oposición se dará de bruces, entonces, con su inmensa minoría, casi soledad, en la Mesa de la Cámara Baja (la izquierda tiene seis de los nueve puestos).

En el propio PP reconocen que las posibilidades de que Sánchez deje caer a Ábalos son remotas. En Vox hay quien cree, sin embargo, que Sánchez es tan “imprevisible y falto de escrúpulos” que aún podría ocurrir cualquier cosa. Vox también ha pedido, como el PP, la dimisión del ministro.

El “caso Ábalos” es agua bendita para el PP. “Hay demasiados frentes abiertos en poco tiempo contra el Gobierno y eso dispersa” (reconoce una diputada popular) y “nos puede hacer perder crédito (añade otro diputado) porque el Gobierno está recién llegado y parece que criticamos por criticar”.

“Con Ábalos (coinciden las fuentes) podemos centrar el tiro; hay un objetivo político claro y una razón clara que todo el mundo entiende: ha mentido y la mentira se va haciendo mayor y más evidente conforme pasan los días”.

En el PP recuerdan que la izquierda y su prensa afín hicieron dimitir al entonces ministro de Industria José Manuel Soria por dar versiones distintas en pocas horas de un mismo hecho. Como Ábalos.

Para el PP, el “caso Ábalos” es un respiro también porque Vox lleva semanas marcando el paso de la oposición y marcando la agenda política “con la ayuda del Gobierno”, dicen en Génova. Lo reconocen, con mayor o menor agrado, los dirigentes populares consultados.

El PP quiere salir de esa dinámica, pero aún no ha encontrado la fórmula y las últimas declaraciones del propio Pablo Casado sobre el ‘pin parental’ no han ayudado. Un dirigente del ala centrista cree que el PP “tiene que ser fiel a si mismo” y por encima de todo mostrarse ante los españoles como “una alternativa clara de gobierno” que tiene que ser -dice- fiable también “para quienes no son ideológicamente nuestros, pero necesitan esa alternativa”.

“La guerra cultural, para Vox”, afirma, aunque en la séptima planta de Génova esta última parte aún no la tienen tan clara. “Cuesta -reconocen las fuentes- mantener el equilibrio” frente a un Vox que se mueve muy bien en el terreno de las emociones, que es con lo que se vota primariamente, y “con un gobierno que las excita a propósito para intentar descolocarnos”.

Comenta esta noticia
Update CMP