19 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El exjefe Antifraude catalán revela que Junqueras le pedía "cosas" y calla a ERC

El exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, este miércoles durante su comparecencia en el Congreso.

El exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, este miércoles durante su comparecencia en el Congreso.

Tanto el exministro Jorge Fernández Díaz como Daniel de Alfonso se declaran víctimas y apuntan a los comisarios "descontrolados" como autores del espionaje a sus conversaciones.

Cuatro meses después, tras ser tratado de una delicada enfermedad, el exministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha regresado este miércoles al Congreso de los Diputados. Pero no lo ha hecho para ocupar su escaño ni la Presidencia de la Comisión de Peticiones donde el PP lo destinó, si no ante la comisión de investigación de la llamada "policía política" o popularmente conocida como cloacas de Interior.

En concreto, el exministro ha sido llamado a comparecer para explicar las grabaciones en su propio despacho que se filtraron de su conversación con el que fuera jefe de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso, que justo ha comparecido antes que Fernández Díaz y que ha protagonizado un más que agrio enfrentamiento con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián.

Fernández Díaz y De Alfonso lo tienen claro. Ellos son las víctimas de una traición que sale del propio Ministerio y ponen el foco en los "comisarios descontrolados" enzarzados en la guerra que lideran el excomisario José Villarejo y el exjefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas.

Sin embargo, el exministro del Interior ha asegurado que en sus cinco años al frente de esta cartera nunca ha despachado con el ya jubilado Villarejo y con otros agentes vinculados con la conocida como 'policía política'. "Ni he hablado ni sé qué cara tienen", ha sostenido.

Tanto Fernández Díaz como De Alfonso se declaran víctimas y apuntan a la Policía

"Tengo una idea", ha respondido a la pregunta de si sabe quién le grabó, a lo que ha añadido que "en una comisión de investigación uno no está para dar opiniones. Si no tengo pruebas, sería irresponsable decirlo", ha subrayado. Por "sentido común", Fernández Díaz ha dejado fuera a su interlocutor en la conversación filtrada.

"Si no fuera un tema muy serio, sería para tomárselo a broma", ha ironizado el exministro sobre la acusación de que la Policía bajo su mandato persiguió a rivales políticos. "Pretender que en España, no en Corea del Norte, se espía a otros partidos políticos, yo no lo entiendo", ha explicado.

Éste ha sido el mismo argumento utilizado por De Alfonso, que ha detallado que hace dos años se reunió en dos ocasiones con Fernández Díaz en su despacho. Como hacía, por cierto, con el consejero catalán de Interior. Ha negado ser el autor de la grabación y se ha declarado como el "gran perjudicado".

"Fui cesado, sufrí amenazas e insultos, fui escupido por la calle, sufría actos vandálicos en mis bienes y además tuve que pedir el traslado a otra comunidad autónoma y separarme de mi familia", ha relatado ante los diputados. "¿De verdad alguien puede pensar, en su sano juicio, que yo grabé, custodié o difundí esas grabaciones?, ha insistido De Alfonso, advirtiendo de que si bien le han "matado" una vez, no va a dejar que le maten una segunda.

"Mamporrero y lacayo": Rufián la vuelve a liar

Pero de la comparecencia de De Alfonso, el momento de mayor bochorno ha sido su enganchada con el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, quien le ha llamado "gánster, mamporrero y lacayo". El exresponsable de la Oficina Antifraude le ha replicado desvelando que el jefe de Rufián, Oriol Junqueras, también le pedía "cosas".

"La corrupción es usted", le ha espetado el diputado independentista. "Usted más que yo", le ha contestado De Alfonso.

Comenta esta noticia
Update CMP