21 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

José Blanco, preso de un ataque de nervios ante la venganza que Sánchez planea

El frio saludo entre Pedro Sánchez y José Blanco en el regreso del primero al Congreso tras el 39 Congreso.

El frio saludo entre Pedro Sánchez y José Blanco en el regreso del primero al Congreso tras el 39 Congreso.

De la mano de Podemos, los socialistas rectifican y se lanzan ahora en busca de los trapos sucios sobre el accidente ferroviario de Angrois. Con el exministro de Fomento en la picota.

Paradójicamente, ha sido este jueves el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, el encargado de verbalizar una sensación que comparte una parte importante del viejo PSOE. La decisión de Pedro Sánchez de dar luz verde -contra el criterio mantenido por su partido en los últimos cuatro años- a una comisión de investigación en el Congreso sobre el accidente ferroviario de Angrois supone "utilizar el dolor de las víctimas con fines políticos" para ejecutar "la venganza de una parte del Partido Socialista" contra uno de los representantes principales de la vieja guardia, el exministro de Fomento, José Blanco.

Y es que aunque el accidente se produjo con el PP en el Gobierno, fue en diciembre de 2011 -con Blanco en el Ministerio de Fomento, cuando se inauguró la línea de altra velocidad entre A Coruña, Santiago de Compostela y Ourense.

El juzgado que investiga las causas determinó en febrero del 2014 que Adif, encargada de gestionar las infraestructuras ferroviarias, puso en riesgo la vida de los usuarios de la línea por "fines lucrativos" al "eliminar el sistema ERTMS" que conlleva un método automático de frenado al superar el límite de velocidad, y puso en su lugar el ASFA, menos efectivo. Blanco, ya eurodiputado, aseguró a una delegación de las víctimas del siniestro que nunca recibió información de esta sustitución en el sistema de seguridad.

De la mano de Podemos, tras el compromiso del propio Sánchez a Pablo Iglesias, el PSOE formalizó este pasado miércoles su cambio de postura sobre la tragedia de julio de 2013, registrando en el Congreso un escrito con el que pide crear esa comisión de investigación para depurar responsabilidades políticas por ese siniestro que hace cuatro años se cobró la vida de 80 muertos y dejó 144 heridos.

Se da la circunstancia de que sobre este cambio de posición sobrevuelan cuatro personajes socialistas enfrentados entre sí; Sánchez y Blanco, que movió sus piezas a favor de Susana Díaz; y Pilar Cancela y Abel Caballero, presidenta de la Gestora del PSdG y el alcalde de Vigo, enemigos irreconciliables en el socialismo gallego.

A cuatro días del cuarto aniversario de ese fatal suceso, el PSOE también ha presentado una proposición no de ley instando al Gobierno a reabrir la comisión de investigación técnica para reemplazar el informe que en su día elaboró la CIAF, el organismo colegiado del Ministerio de Fomento.

La tragedia de Anglois tuvo lugar el 24 de julio de 2013 y provocó 80 muertos y 144 heridos.

 

Contra los argumentos que ha mantenido hasta ahora, el PSOE justifica su cambio radical en que los españoles "aún tienen dudas" sobre las causas de la tragedia que ha sentado en el banquillo al conductor del Albia y a varios técnicos de ADIF.

Así, el portavoz de Fomento del PSOE, César Joaquín Ramos, ha explicado que el cambio de postura respecto a la investigación del accidente  -en 2016 votaron en contra de la solicitada por En Marea- responde a que han cambiado las "circunstancias" y la información relativa al siniestro.

La Xunta se ofrece a colaborar

Respecto a este asunto, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, prometió este jueves que la Administración gallega "colaborará en todo lo que se pida" con una hipotética comisión de investigación en el Congreso de los Diputados, aunque lamentó que la petición de los socialistas supone "utilizar el dolor" de las víctimas para que una "parte" del PSOE realice una "venganza" frente a otra.

A preguntas de los medios tras presidir el Consejo de la Xunta, Núñez Feijóo apostó por "no mezclar la política con el dolor de las víctimas" y recordó que el partido que representa "sigue pensando" que la investigación política "debería ir después de las sentencias".

En este sentido, criticó a los socialistas y su decisión de apoyar ahora una comisión de investigación que anteriormente habían rechazado alegando que "no hace ningún favor a las víctimas" aquel partido que "dependiendo del secretario general cambia de opinión".

En este punto, acusó al PSOE encabezado por Pedro Sánchez de "utilizar el dolor de las víctimas con fines políticos" para ejecutar "la venganza de una parte del Partido Socialista", la vinculada a José Blanco, ministro de Fomento durante la inauguración de la línea en la que se produjo el siniestro. "Eso no creo que sea respetar a las víctimas", zanjó.

Comenta esta noticia
Update CMP