21 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un exalto cargo del PSOE alertó a Cospedal de la publicación de sus audios

Cospedal fue alertada de lo que se le venía encima.

Cospedal fue alertada de lo que se le venía encima.

La losa de las grabaciones terminó por hundirla, pero la ex secretaria general del PP jugó de antemano sus bazas para intentar detener su publicación. El control de daños resultó imposible.

El PP acabó despidiendo a María Dolores de Cospedal con bochorno, desconcierto y, desde luego, por la puerta de atrás. La otrora secretaria general durante cerca de una década, eso sí, ha dejado de estar, con una prodigiosa naturalidad, en las conversaciones de dirigentes. Pablo Casado quiere tirar para adelante, aun cuando el pasado siga saliéndole a su encuentro una y otra vez.

Casado ya sabe lo complicado que es dejar atrás otras etapas. El líder de la formación despidió a la ex "número dos" con suma frialdad y con exigua sorpresa. Al fin y al cabo, los comentarios en torno a Cospedal y sus circunstancias monopolizaron a la cúpula, semanas antes incluso de la difusión de las grabaciones con el ex comisario José Manuel Villarejo. Desde que un ex alto cargo, con todos los galones en su día, del PSOE para más señas, les alertó de lo que iba a venir contra María Dolores de Cospedal. Así lo aseguran fuentes solventes a ESdiario.

Que le venían curvas lo supo la propia afectada de antemano y, de hecho, trató de frenar la aparición de los audios. Con la previsión sobre su cabeza, Cospedal apareció a mediados de octubre con un comunicado rechazando aspiración alguna de convertirse en cartel popular para la Alcaldía de Madrid.

En su nota enviaba un mensaje a quienes alimentaban tal hipótesis y creían conocer su "más íntima voluntad": "Les ruego se abstengan de opinar sobre mis deseos o intenciones, los cuales, obviamente, no conocen, ya que se encuadran en la esfera de mi intimidad". Aquella salida a la palestra fue un simple control de daños, al menos un intento, abjurando la ex secretaria general del PP de cualquier futuro. Nada casual.

Así de oscuro se presentaba el panorama para Cospedal. El recado, a la vista está, fue insuficiente, pero sobre todo resumió el estado de impotencia de la ex "número dos" del partido. Eso es lo que advirtieron populares de peso, pero también socialistas. Estas rondas nunca son gratis.

Estaba por venir un serio daño al conjunto de las siglas en un momento cuando menos delicado para un Casado que ha de sacudirse a Vox por la diestra y C´s por la siniestra. Así, por más que el líder pretendiese ganar algo de tiempo en medio del escándalo por entregas, situaciones como la de Cospedal era insostenible.

En cuestión de una decena de días se supo que el jaque, lejos de quedar en tablas, resultó mate. "¡Para su desgracia, Casado va a tener que achicar mucha agua y está por ver si su tripulación da a basto para sellar tanta vía de naufragio!", vaticinaba un veterano popular.

Comenta esta noticia
Update CMP