06 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La falsa excusa del Gobierno con Portugal para esconder el desastre de España

El Gobierno se inventa una absurda teoría para justificar la desproporción de la mortalidad en España comparada con la vecina Portugal. Y Ribera la defiende a duras penas en El Objetivo.

 

 

Pese a los esfuerzos por disimular la inusual mortalidad del coronavirus en España, entre las dos más altas del mundo a mucha distancia de casi todos los países, las evidencias empiezan a ser imparables. Hace quince días el portavoz gubernamental, Fernando Simón, llegó a afirmar en público que la letalidad nacional del CIVID-19 era "parecida a la media europea o incluso más baja".

Una afirmación que ESdiario desmontó, con datos, estableciendo una nueva manera de hacer el recuento proporcional que ya se ha impuesto definitivamente en el conjunto de la prensa: relacionando las víctimas mortales de cada país con su población, única manera de saber el impacto real del coronavirus en cada territorio.

 

Así, puede saberse que España tiene cien veces más muertos que Corea, casi cuarenta que Grecia, más de cinco que Portugal o siete que Alemania: ni Francia ni Italia ni Estados Unidos alcanzan las cifras españolas, por mucho que en algunos casos su número total de muertos sea mayor. Pero su población multiplica hasta por cinco la española, lo que establece una conclusión inapelable: aquí las víctimas mortales son muy superiores. Y la responsabilidad en ello del Gobierno, también.

Ante esa certeza, Moncloa ha querido sacarse un nuevo conejo de la chistera, que la ministra de Transición y vicepresidenta cuarta, Teresa Ribera, expuso en El País y amplió, con matices, en El Objetivo de Ana Pastor: algo así como que Portugal tiene mejores resultados que España porque está más al este y, por tanto, tuvo más tiempo de reacción ante el viajero virus.

Esto dijo primero en El País, tal y como adelantó este periódico: "Portugal paró antes. Venía del este y ellos están un poco más al oeste y entonces pudieron parar un poco antes. Allí ha habido un comportamiento por parte del conjunto de la sociedad y por parte de las fuerzas políticas mucho más compacto, de ayudarse". Y lo remató con esto otro en La Sexta:

 

 

Se trata, probablemente, de la peor excusa improvisada nunca, tan endeble que sorprende que el Gobierno se haya atrevido a utilizarla. Porque una simple consulta a los datos globales de mortandad por coronavirus la desmonta y evidencia el complejo de culpabilidad y la disposición al bulo de Pedro Sánchez. Basta con consultar el siguiente mapa interactivo:

 

 

Aquí se puede ver cómo en casi todo el mundo la estadística de muertos por millón de habitantes es mucho mejor. En países mucho más al este que España, pegados al epicentro de Italia y más próximos a China, como Grecia: mientras aquí llevamos contabilizados 52 fallecidos por cada 100.000 personas, en el país heleno están en 1.3.

Considerar que esa afirmación es una fake news de Moncloa no es ningún exceso: es una realidad demostrable con cifras que no puede ser replicada ni justificada, sin más.

Comenta esta noticia