23 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rubén Amón hunde a Iglesias entre sus votantes destrozando su "fase de negación"

Pablo Iglesias quería cambiar el sistema y el sistema le ha cambiado a él... ¡qué paradoja!

Pablo Iglesias quería cambiar el sistema y el sistema le ha cambiado a él... ¡qué paradoja!

El periodista de "El País" ha echado a la cara del líder de Unidas Podemos lo que ya muchos venían percibiendo pero él no... o al menos no de cara a la galería. Y no deja su imagen muy bien.

Este viernes Rubén Amón dedica su columna de El País a analizar la "fase de negación" en la que se ha instalado el líder de Podemos desde antes incluso de las elecciones generales que retrataron "dos perdedores con el mismo nombre, Pablo Casado y Pablo Iglesias".

Sin embargo, argumenta solo uno de ellos se resiste a asumir el retroceso en las urnas "no solo presumiendo de haber superado el deterioro que le auguraban las encuestas, sino proponiéndose como la clave de la estabilidad de un Gobierno de izquierdas". Vamos, que Iglesias "busca refugio en los faldones de la victoria socialista".

Casi 2 millones de votos y 30 diputados menos deberían haber precipitado un cuestionamiento del líder, por eso necesita convertirse en actor imprescindible para encubrir la evidencia.

De hecho, recuerda Amón, Pablo Casado se ha expuesto a un desgarro y a una crisis que Iglesias "procura disimular exagerando su poder parlamentario".

Porque, a juicio del periodista, si bien podría "frustar la unción de Sánchez" el "chantaje parece contraproducente" porque "no le perdonarían sus votantes la decisión de bloquear la investidura socialista".

En conclusión: "Iglesias amenazaba con decapitar a Sánchez y ahora pugna por convertirse en su escudero. Limosnea. Reclama unos ministerios como camino de supervivencia".

Peor aún, remata la imagen de revolucionario del líder podemita: "Iglesias iba a cambiar el sistema. Y el sistema lo ha cambiado a él. Lo ha convertido en un burócrata de la casta. Quiere un cargo, un coche oficial, una cartera. Y no parece percatarse de la frialdad con que Sánchez ha decidido congelarlo o disuadirlo".

 

La moraleja no beneficia al líder morado: "Casado está a los pies de los caballos. Iglesias, Pablo, Saulo, se resiste a admitir que ya se caído del suyo". 

Comenta esta noticia
Update CMP