17 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Carmen Rigalt revela cómo Jesús Vázquez conspiró para echar a Risto Mejide de TV

Risto Mejide y su equipo de Todo es Mentira, en Cuatro

Risto Mejide y su equipo de Todo es Mentira, en Cuatro

La periodista enlaza las trayectorias de dos enemigos declarados, Risto Mejide y Arcadi España, para desvelar un dato laboral desconocido del presentador de Cuatro por culpa de otro.

Seguramente Risto Mejide es ahora mismo uno de los rostros más célebres de la televisión en España, un hombre clave en Mediaset capaz de presentar programas de distinta factura, generalmente con éxito, tirando del personaje que él mismo ha creado, mitad ogro, mitad mago. Desde Chester hasta Todo es Mentira, el presentador se echa cualquier formato a la espalda y lo saca adelante.

Pero no siempre lo tuvo tan sencillo. La periodista Carmen Rigalt, de El Mundo, hace una semblanza de Risto Ricardo Mejide en un largo artículo dominical en el que, en un tono de crítica y elogios a partes casi iguales, revela un dato muy poco conocido de su trayectoria profesional.

El nombre de su "enemigo"

Y es que según la articulista, Mejide se quedó sin trabajo, allá cuando fue jurado en una de las ediciones de Operación Triunfo, por el empecinamiento personal en echarle de otro de los iconos de la cadena, Jesús Vázquez.

 

 

"Mejide llegó a OT con la escopeta cargada y la mandíbula prieta. Cierto es que consiguió grandes shares echando broncas monumentales a los chavales aspirantes. Recuerdo especialmente una edición de aquel programa, y todo eran humillaciones y afrentas. Sólo vi a una persona que sufriera más que yo, y era Jesús Vázquez. Él tampoco lo pudo soportar y forzó la despedida de Mejide, que iniciaba así su particular travesía del desierto", cuenta Rigalt.

La cronista destaca las virtudes de Mejide, pese a esa pincelada crítica, y se posiciona de su lado en el pulso que mantiene con Arcadi Espada pese a escribir ambos en el mismo periódico: "Aquí donde no me ven, soy una fan de los insolentes y provocadores, pero siempre espero que tanto la provocación como la insolencia se utilicen con ánimo de bajar los humos a los poderosos, y no de humillar a los débiles", cuenta.

 

"En esta ocasión parecía que Risto se había sentido tocado por el padre de un niño down que defendía con sentidas palabras los derechos de su hijo. Mientras este padre trataba de combatir el nudo en la garganta que le impedía hablar, Arcadi Espada esperaba su turno para devolver el alegato con toda la rabia intelectual que acumulaba en el cuerpo", añade.

El 'elogio'

Y concluye: "Risto/Ricardo ya no ha vuelto más a OT y en Got Talent no se come a los niños crudos, aunque a ratos se le vean las intenciones. Con un poco de suerte terminará dirigiendo un programa de amor romántico o una multitertulia sobre la educación de los hijos. Todavía tiene que dar muchas sorpresas, este Risto. Es cien veces más conservador de lo que él mismo se imagina".

Comenta esta noticia
Update CMP