29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Celaá provoca el estupor en la comunidad educativa ante el caos que se avecina

La ministra de Educación, en la bancada del Gobierno en el Congreso.

La ministra de Educación, en la bancada del Gobierno en el Congreso.

Directores de colegios, docentes, comunidades religiosas y los propios padres denuncian la falta de un plan específico e integral ante el inminente inicio del curso en plena segunda oleada.

Indignación entre los responsables de los centros educativos, malestar y denuncia entre los consejeros autonómicos de Educación, y máxima inquietud entre los padres de niños en edad escolar. A apenas veinte días de que arranque el curso escolar 2020-2021, nadie sabe a ciencia cierta si, o de que forma, van a levantar sus persianas las guarderías, colegios e institutos de toda España.

Como en otras tantas facetas de la lucha contra la pandemia, la ministra de Educación, Isabel Celaá, se ha lavado las manos y no ha puesto sobre la mesa el plan específico que las Comunidades Autónomas llevan semanas exigiendo para garantizar una hoja de ruta común de las regiones en la vuelta al cole más delicada de las últimas décadas.

Hasta ahora, de lo poco dicho en público por la ministra Celaá hay que retrotraerse al pasado 31 de julio cuando fue entrevistada en el programa Espejo Público de Antena 3. Sin concreción alguna, la titular de Educación se limitó a asegura que "el curso comenzará en plena pandemia del coronavirus, pero lo hará en un entorno escolar seguro".

En esta misma línea, Celáa subrayó que "lo importante de las medidas es que haya observancia sobre todo en las higiénico-sanitarias". Todos los centros educativos, advirtió, deberán observar dichas medidas y estas medidas -despejó el asunto-"las deberá proveer cada Comunidad Autónoma con su comunidad educativa". 

 

Pedro Sánchez, este lunes en el Comité de Seguimiento del Covid en el que la ministra de Educación permanece al margen.

 

Y de eso precisamente se quejan los presidentes autonómicos. El último en hablar, este mismo lunes, fue el de Aragón, Javier Lambán, que aseguró que están siendo sus propios "técnicos" los encargados de evaluar si el curso podrá empezar con normalidad para los alumnos aragoneses.

Hasta el momento, ni siquiera en las redes sociales del Ministerio de Educación se están lanzando consejos concretos a padres y profesores para el inminente arranque del curso escolar. El departamento de Celaá se limita a retuitear los mensajes generales del Ministerio de Sanidad sobre el uso de mascarilla, la higiene personal o la distancia de seguridad.

Y ahora en pleno rebrote, y con el Covid golpeando cada vez a personas de menor edad, en cada comunidad los responsables de centros educativos "se están buscando la vida", según reconoce a ESdiario el director de un colegio de La Rioja.

Así, por los centros de toda España circulan papeles con recomendaciones generales: que los colegios se hagan con acopio de mascarillas y geles hidroalcohólicos, que se marquen y señalicen rutas diferenciadas de entrada y de salida al centro, que se separen púpitres al máximo posible y que las ventanas de las aulas permanezcan abiertas durante todas las clases. Y un protocolo improvisado para que padres y abuelos vayan a buscar al colegio a sus hijos y nietos de forma segura.

Y así, a 11 de agosto, nadie sabe a ciencia cierta si el curso arrancará de forma presencial o telemática si la actual curva de contagios sigue indomable. Mientras la ministra Celáa parece estar de vacaciones ajena al caos que se avecina. Y no será por que no lleven semanas advirtiéndoselo.

 

 

Comenta esta noticia