PSOE y Podemos ‘unidos’ para reprobar a Barcala, pero necesitan a Vox

Los portavoces de PSOE, Paco Sanguino, y Unidas Podemos, Xavi López / FOTO: O. Avellán

Los portavoces de PSOE, Paco Sanguino, y Unidas Podemos, Xavi López / FOTO: O. Avellán

Las reprobaciones en el Ayuntamiento de Alicante son una herramienta política habitual para atacar al contrincante. Paco Sanguino y Xavi López han anunciado que pedirán reprobar al alcalde

Los portavoces de los grupos municipales del PSOE y de Unides Podem en el Ayuntamiento de Alicante, Paco Sanguino y Xavier López, han anunciado que emprenderán una acción conjunta con el objetivo de reprobar al alcalde de Alicante, Luis Barcala en el próximo pleno ordinario, previsto para el 26 de noviembre.

Acusan al primer edil de haber protagonizado en las últimas semanas "varias polémicas al frente del Ayuntamiento" y le acusan de "presuntas presiones a las asociaciones hosteleras para evitar que comparezcan con la oposición” o del “uso del gabinete de prensa para desmentir falsamente un bulo contra el Consell que, más tarde, se descubrió que partía del propio Partido Popular”.

Xavi López ha indicado que la reprobación “está sustentada sobre tres elementos fundamentales: coacciones a hosteleros y comercianetes, utilización medios públicos del Ayuntamiento para tapar un bulo difundido por la concejala Lidia López y las mentiras del alcalde en el chat de portavoces sobre de quién partía el bulo”

El portavoz socialista ha añadido que “no podemos permitir que la institución se vea comprometida por el alcalde” y ha señalado que Luis Barcala “ha desaprovechado todas las oportunidades que ha tenido para explicarlo”

Reprobación del pleno, no dimisión

Los portavoces de PSOE y Unidas Podemos han aclarado a ESdiario que la petición de dimisión “no aparecerá en la reprobación”, aunque han matizado que ambos partidos han pedido ya que Barcala dimita por estos hechos. Xavi López ha indicado que “desde unidas podemos consideramos que su mandato ha expirado”.

La reprobación es una herramienta democrática de ‘toque de atención’, aunque no tiene consecuencias en la práctica para quien es reprobado. Sanguino ha explicado que “nos basamos en los mecanismos democráticos que ofrece la ley”, y ha añadido que “una reprobación de un alcalde significa que el resto de concejales de la corporación no confían en él. Considera que “si la reprobación sale adelante, Barcala tendrá que someterse a una cuestión de confianza”.

En manos de Vox

El pleno del Ayuntamiento de Alicante está dividido en seis partidos políticos, con un total de 29 concejales: PP y Cs en el equipo de gobierno con 14 ediles y PSOE, Compromís, Podemos y Vox, que suman los 15 restantes. Para que prospere la reprobación todo el bloque de la oposición tendría que votar a favor, lo que significaría que Vox votase conjuntamente con los tres partidos de izquierdas con los que mantiene constantes disputas. Cabe recordar que el portavoz de Vox, Mario Ortolá, fue reprobado en el último pleno por iniciativa del PSOE. Dasmos por hecho que Compromís sí que respaldaría esta reprobación, aunque su portavoz, Natxo Bellido, no ha desvelado esta cuestión.

A este respecto, el portavoz de Unidas Podemos considera que “la reprobación está en manos de cada uno de los concejales del Ayuntamiento de Alicante, y ellos tendrán que evaluar si la actitud del alcalde en estas cuestiones. Cada uno de los concejales tendrá que discernir si merece la pena o no tener un alcalde como este”

Comenta esta noticia
Update CMP