05 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Descubren las amistades peligrosas de Carmen Calvo con un juez del "caso Franco"

La vicepresidenta, Carmen Calvo.

La vicepresidenta, Carmen Calvo.

El Supremo investigará al magistrado Pablo Lucas, que contribuyó a que la vicepresidenta obtuviera en su día plaza en la Universidad de Córdoba. Lo denuncia la Fundación Franco.

Amistades peligrosas entre la responsable política de la exhumación de Franco y un magistrado del tribunal que avaló judicialmente la operación.

El Tribunal Supremo va a estudiar el incidente de recusación que la Fundación Francisco Franco ha presentado contra el magistrado Pablo Lucas, que fue el ponente de la sentencia que el pasado 24 de septiembre avaló la exhumación de los restos del dictador del Valle de los Caídos por haber formado parte en 1990 del tribunal que designó una plaza a la actual vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, en la Universidad de Córdoba.

La tramitación de este asunto obligará a aplazar la deliberación, ya prevista para el próximo día 17, sobre el recurso aún pendiente de resolver que que esta organización presentó contra el decreto de exhumación, han confirmado fuentes del alto tribunal.

De este modo, la sección de la Sala Tercera del alto tribunal que lleva este asunto tendrá que nombrar ahora un instructor del expediente, que dará traslado tanto al magistrado afectado como a la Abogacía del Estado para que se pronuncie sobre la petición de la Fundación Franco, que exige que se le aparte de la resolución de este asunto.

La propuesta que realice este instructor deberá ser resuelta por la propia sección, que establecerá de este modo si Lucas puede estar presente o no en las deliberaciones sobre el recurso contra la exhumación.

La Fundación solicita que Lucas sea apartado de los tres recursos que aún restan por resolver sobre esta cuestión, que son el de la Fundación, el de la Comunidad benedictina y el de la Asociación en Defensa del Valle de los Caídos.

Sobre la coincidencia de Lucas en el tribunal que otorgó la plaza a Calvo, la Fundación la califica de "esperpento, por no decir tomadura de pelo". En el comunicado en el que anunciaba el recurso, la Fundación llama también "regalo" el que hizo la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Supremo, y por unanimidad, al gobierno en funciones "para que se llevara a cabo la profanación en la fecha indicada por la vicepresidente Calvo y cumplir así con la proclama electoral usada como bandera en las últimas elecciones generales".

Comenta esta noticia