12 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

De sauna por Europa: descubre las más espectaculares

Una sesión de sauna es un plan perfecto para estos días de frío y que, además, combina ocio y salud

Estamos en pleno invierno y el frío nos quita las ganas de salir al exterior, así que una buena alternativa es disfrutar de una sesión de sauna. Para los que no estén familiarizados con esta actividad, hay ciertos comportamientos a seguir para no meter la pata a la hora de acercarse a un cuarto de vapor. El sentido común y el respeto son buenos aliados y, así, está claro que puntos como respetar el espacio personal, no quedarse embobado mirando a otros o mantener el ambiente relajado sin levantar demasiado la voz aparecen en la lista.

Al fin y al cabo, a la sauna se va a relajar cuerpo y mente, así que estar cómodos es importante. En general, la norma es ir desnudo ya que así la piel se beneficia mejor de los vapores, pero siempre con una toalla, que puede usarse para envolverse y evitar sonrojamientos. También es importante hidratarse.

Por eso, ¿hay normas especiales dependiendo del país? y ¿cuáles son los mejores países para disfrutar de una sauna? Con ayuda del portal de alquileres vacacionales Holidu te enumeramos los países que gozan de las costumbres más especiales y además ostentan una densidad en casas con sauna elevada para que puedas elegir dónde disfrutar una sesión de wellness más auténtica.

Letonia

Este país es el que cuenta con la mayor densidad de saunas privadas. Los letones van desnudos pero, además, llevan una tabla de madera o plástico para usar como asiento. También es habitual usar un manojo de ramas de abedul húmedo para masajear la piel y barro o miel para exfoliar. Un punto a tener en cuenta: no te sientes en los bancos superiores sin usar un tradicional gorro de lana o el calor se hará insoportable.

No te pierdas el Beer Spa de Riga que está en uno de los edificios Art Deco más famosos de la ciudad y ofrece tratamientos completos con cerveza como elemento básico, incluyendo la sauna.

Rusia

Para afrontar el frío de este país cuentan con la sauna tradicional, conocida como banya, que llega hasta los 100 grados al menos. Sauna significa calor para tu cuerpo y tranquilidad para tu alma. Aquí también se llevan los gorros y no es de extrañar que con semejante calorcito lo mejor sea tumbarse para que cabeza y pies estén a la misma temperatura. Además hay que activar la circulación golpeando el cuerpo con un venik (ramo de hojas) que se puede llevar o adquirir directamente en la banya.

La casa de baños Sanduny es la más antigua de Rusia, con su increíble arquitectura y su decoración de cuento de hadas te sentirás como un miembro de la realeza mientras disfrutas de todos los beneficios de la sauna.

Austria

En Austria, el país más popular para los esquiadores, muchos hoteles y casas de vacaciones ofrecen este servicio a sus clientes. ¡La combinación suena exquisita! En todo caso,  no te olvides de un albornoz para disfrutar de los cafés del complejo entre sesiones de vapor. Además, necesitarás un par de toallas, una para sentarte y otra para poner bajo los pies si usas uno de los bancos superiores. También es habitual tener que dar un manguerazo al lugar donde te has sentado para limpiarlo de sudor. Curioso es que los austríacos creen que es mejor no beber durante la sauna o entre sesiones para no interferir en el proceso de secreción.

Sólo las vistas desde el complejo termal Aqua Dome, con un área de saunas de 2.000 metros cuadrados, hacen que acercarse a los Alpes Austríacos en busca de un capricho para cuerpo y mente valga la pena. Además, si buscas un toque romántico, los viernes noche podrás disfrutar de un baño a la luz de la luna.

Finlandia

Los finlandeses son considerados los inventores de la sauna, tienen una hasta en el Parlamento y más de dos millones en todo el país. Por supuesto respetando el hecho de que es un lugar para la limpieza de cuerpo y espíritu… ¡Finlandia es casi la libertad hecha sauna! Sigamos a los finlandeses en su desnudez, uso de ramas para golpear la piel y tomemos cerveza con salchichas durante nuestra sesión vaporosa, sí, dentro de la sauna. Sin duda, encontrarás una de las experiencias más auténticas.

Además, puedes agregar agua a la estufa y generar más vapor siempre que quieras y sin preguntar a nadie. Eso sí, ni se te ocurra declinar una invitación a una sauna sin razones de peso, aquí se refuerzan relaciones y se llega a decisiones importantes. Punto a tener en cuenta: las saunas se dividen por género a menos que se trate de una familia o un grupo de amigos que hacen una reserva previa.

Löyly (vapor en finlandés) situado frente al mar de Helsinki, ofrece una increíble arquitectura con diferentes saunas, restaurante, solarium, bar y terraza donde disfrutar de buena música. Un auténtico hot-spot en un ambiente totalmente respetuoso con la naturaleza.

Alemania

Aunque de primeras no nos los parezca, los alemanes también son adictos a esta actividad, lo que se refleja en la tremenda cantidad de oferta pública, sobre todo ligada a piscinas o gimnasios. Además, muchos se han decidido a instalar también saunas en casas privadas, llegando a un 21,19% de densidad en casas para vacaciones.

Al igual que sus vecinos austríacos, los alemanes llevan una toalla en la que sentarse y las chanclas se quedan fuera. Por supuesto, como no podía ser de otra forma, todo está bien organizado y se dice que hay que estar dentro de la sauna al menos 15 minutos para que sea realmente beneficiosa y enterarse bien de cuando se suma agua a la estufa para saber los puntos álgidos de vapor.

Aléjate de las prisas berlinesas con una sesión de sauna en Vabali. Encontrarás diferentes tipos de saunas, desde una banya rusa a una sauna panorámica que te conducirá al estilo de vida asiático con sus vistas al jardín. Sin duda para darle un puntito más a tu visita a la capital

Suecia

Como buen país del norte, a Suecia no le podía faltar el apego a esta tradición ni el considerarlo casi como un ritual. Aquí el ir desnudos dependerá del contexto. Aunque es la norma general, en saunas mixtas es mejor usar la toalla para cubrirse. La hidratación sueca también pasa por darse a la cerveza, un acompañamiento vital a esta actividad, según ellos. Eso sí, ni por asomo encontrarás ramas con hojas para tratar la piel… para completar el tratamiento de salud y belleza lo que tienes que hacer es saltar en un isvak (un agujero en un lago helado o en el mar) nada más salir de la sauna, ¿te atreves?

Encontrarás esta moderna sauna en forma de huevo dorado en la ciudad más al norte de Suecia, Kiruna. Solar Egg está pensada como una escultura social donde locales y visitantes pueden encontrarse, disfrutar las vistas a la montaña y el sonido del fuego crujiendo en el horno de madera.

Comenta esta noticia
Update CMP