25 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pérez Reverte machaca a Irene Montero por su última ocurrencia feminista

El escritor Arturo Pérez Reverte

El escritor Arturo Pérez Reverte

El escritor ha publicado un artículo que ha acompañado con una frase contundente: "Tenemos los amos que deseamos tener: fanáticos y oportunistas respaldados por el pensamiento infantil".

El escritor Arturo Pérez Reverte ha vuelto a dedicar uno de sus artículos a la ministra Irene Montero. Si ya hizo lo propio a cuenta de las cartas enviadas por el Instituto de la Mujer a empresarios por considerar que sus productos perpetúan los estereotipos de género, ahora lo hace porque según el Ministerio "mirar a una mujer de modo lascivo" también es una forma de violencia.

Por ello, considera, en un artículo publicado en la editorial Zenda, que "no suena extraño que 11.688.411 españolas mayores de 16 años, según la asombrosamente precisa cifra que maneja el citado ministerio, se hayan sentido víctimas de acoso sexual en algún momento".

De hecho, ha ironizado con el asunto, asegurando que "son muchas más. Que levante la mano la que alguna vez no se haya sentido mirada con lascivia. O más de una vez. A los varones, como es bien sabido, no los mira lascivamente nadie en absoluto. La lascivia es cosa de hombres".

 Así, a lo largo de su artículo, ha afirmado que en el mundo actual "no se tolera la libertad de pensamiento ni la expresión pública de ésta, convertida en crimen social. Se exige sumisión a un nuevo canon moral de un infantilismo y simpleza aterradores".

De este modo, ha continuado explicando que "la represión contra los espíritus libres es implacable. Nunca se masacró a la disidencia con tanta saña ni con tantos medios. Si el mundo fue primero de los brutos, luego de los ricos y después de los rencorosos inteligentes, hoy pertenece a los ofendidos y a los grupos de presión que los controlan".

Por ello, cree que a pesar de que siempre ha habido dictadores que se imponían por la fuerza, "ahora lo hacen con los votos de una sociedad que los aplaude y apoya. Pobre de quien se atreva a contradecirlos; a no ofenderse como es la nueva obligación".

"Tenemos, a fin de cuentas, los amos que deseamos tener: fanáticos y oportunistas respaldados por el pensamiento infantil de millones de imbéciles", ha zanjado.

Comenta esta noticia