Bonig quiere acabar con los "chiringuitos" de Puig que cuestan 457 millones

La candidata a la Generalitat proclama que hay que "adelgazar" la administración ante la subida "desmesurada" de altos cargos y la creación de departamentos que "solo aportan grasa".

El programa electoral de Isabel Bonig incluye la eliminación de la Agencia Valenciana de la Innovación aprobada en 2017 y que dirige el ex conseller socialista Andrés García Reche. Bonig anunció que si tras las elecciones autonómicas del 28-A logra acceder a la presidencia de la Generalitat acabará con organismos creados por el Gobierno del Botànic dentro de la política de racionalización y eliminación de gastos superfluos.

La candidata pone en cuestión la utilidad de lo que denomina "chiringuitos" del presidente Puig que, según las cifras del PP, han costado en esta legislatura más de 457 millones de euros. Bonig anuncia una restructuración para adelgazar la administración tras la subida "desmesurada" de altos cargos y la creación de departamentos que "solo aportan grasa" al sector público.

Entre los doce entidades y organismos creados por el Ejecutivo PSOE/Compromís se incluye el Instituto de Memoria Democrática, la Agencia de Igualdad en la Diversidad, el Instituto Valenciano de Finanzas (el bando público) o la Agencia de Prevención y Lucha contra el Fraude. El PP se compromete a llevar a cabo una auditoría para concretar los organismos prescindibles.

Bonig sostiene que el trabajo que se realiza en alguno de esas agencias puede desempeñarlo la abogacía, la intervención y otros cualificados funcionarios de la Generalitat. "La izquierda no racionaliza el gasto", dijo la líder del PP  y puso como ejemplo la televisión valenciana À Punt y sus "48 millones de pérdidas".

Contra la ley del plurilingüismo

También ha prometido recuperar la ley de protección a la vida y eliminar la de la huerta, la del plurilingüismo o el Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral (Pativel), con las que cree que el Botànic ha tratado de "arrinconar al PP". Preguntada por la Ley de Memoria Democrática, ha señalado que lo estudiarán pero no es de las que ven "prioritarias", ya que cree que hay otros problemas por delante como la sanidad: "Espero no llevarme el susto de Juanma Moreno en Andalucía con las listas de espera, actualmente de 66.448 valencianos, que ya son bastantes".

El Programa Electoral  Bonig ya no se estructura por las clásicas materias, sino, se presenta por tramos de edad, para personalizar el programa según las necesidades de los electores atendiendo a una segmentación dependiendo de diferentes valores.

“Es un mensaje propositivo, porque en el PP sí que tenemos claro cuál es el proyecto político que queremos para la Comunitat Valenciana y para los valencianos” ha añadido al tiempo que ha indicado que “gobernaremos para todos sin sectarismo y dogmatismos, por eso hablamos de lo que le ocupa y le preocupa a los valencianos y no de cosas etéreas como hacen otros partidos”.

Subrayó que el programa diseña “un futuro que se escribe con tres palabras: libertad, la igualdad en la prestación de servicios públicos a todos los valencianos y hechos, porque el PP es el partido de las gestión y de los hechos, otros hablan prometen y no hacen, nosotros prometemos y hacemos”  El documento se estructura en cuatro tramos de edad: de 18-35, de 35-50, de 50-65 y mayores de 65. Cada tramo de edad tiene dos partes, una común con una carta personalizada y dirigida a cada elector y otra con cuestiones que le preocupan según su situación, “con planteamientos del PP de cómo vamos a atender sus necesidades”.

Además, recoge una amplia batería de propuestas en cada bloque para poder darle un giro de 180 grados a la situación que vive la Comunitat Valenciana debido al caos del Botànic. Así, existen dos tipos de propuestas, unas transversales, que interesan a todos los ciudadanos y otras específicas que van determinadas a cada generación y circunstancia.

Comenta esta noticia
Update CMP