29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los radicales bañan en negro la placa que recuerda el crimen de Goyo Ordóñez

Gregorio Ordóñez, ante la placa que han atacado y la placa original

Gregorio Ordóñez, ante la placa que han atacado y la placa original

El humilde homenaje que recuerda a un mito de la resistencia a ETA vuelve a ser atacado. La placa que rememora su asesinato aparece manchada de rojo en San Sebastián.

Unos radicales sin identificar han mancillado la humilde placa que recuerda a Gregorio Ordóñez en San Sebastián, la ciudad en la que estuvo a punto de ser alcalde por el PP y el lugar en el que, mientras tomaba un café con Maria San Gil, fue asesinado por la espalda por unos pistoleros de ETA.

La asociación de víctimas COVITE ha hecho la denuncia pública, exhibiendo la prueba gráfica del enésimo ataque que sufren los escasos testimonios existentes en el País Vasco en recuerdo de las víctimas y de quienes, como es el caso de Ordóñez, simbolizan la resistencia de unos cuantos al horror y la imposición.

 

"No les basta con haber asesinado a cientos de personas inocentes, también tienen que humillar a sus familiares", ha clamado COVITE, solo 24 horas después de que pasara desapercibido otro aniversario ilustre, el del asesinato a manos de ETA de la fiscal Carmen Tagle, una de las juristas que más luchó contra el terrorismo en los años 80 y 90.

Ordóñez, líder del PP en Donosti, fue ajusticiado un 23 de enero de 1995 cuando su nombre más fuerza tenía en el conjunto del País Vasco y su voz parecía dársela a quienes, durante años, se sentían silenciados en la Comunidad. Su hermana Consuelo es una de las activistas más destacadas desde entonces en la búsqueda de la reparación y llegó a entrevistarse con uno de los asesinos de su hermano, Valentín Lasarte.

Comenta esta noticia