18 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rivera le pide a Díaz que no sea “rancia” y haga un traspaso “leal” de poderes

Albert Rivera con el líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín

Albert Rivera con el líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín

El líder de Ciudadanos condena el escrache jaleado por el PSOE, al que pide que "sepa perder" y celebra que su partido el y PP hayan aparcado diferencias "por Andalucía" .

Un escrache es un modo de proceder muy "rancio" y un recurso habitual en los malos perdedores, de ahí que  Albert Rivera le haya pedido a Susana Díaz y al socialismo andaluz que no caigan en ese deshonor y colaboren en una transición tranquila, cívica y democrática en el gobierno de la Junta de Andalucía.

El presidente de Ciudadanos, en concreto, ha reclamado al PSOE de Andalucía que "sepa perder" y desee suerte al próximo Gobierno de la región, con un traspaso de poderes "leal", preguntándose cómo el "partido de los ERE y de los mil millones robados está fletando autobuses por una derrota electoral"; además de lamentar que aquellos que "hoy hacen escrache no se han sentado ni para negociar la Mesa del Parlamento".

 

Así, ha preguntado a los socialistas, en una intervención en Málaga, si no van a aceptar "que la Andalucía de hoy pide cambio". "Le pido al PSOE que acepte la derrota y sea demócrata, que haga un traspaso de poderes leal y limpio, no con PP o Ciudadanos sino con los andaluces", añadiendo que les dejen trabajar: "Con escraches no se puede trabajar".

En su intervención, Rivera ha incidido en que Andalucía "no es del PSOE" pero tampoco del PP ni de Cs, destacando el acuerdo entre estas dos formaciones y también la "valentía": "Es la primera vez de un gobierno en coalición en Andalucía, dos partidos, que compiten en el ámbito nacional, aparcan sus diferencias porque Andalucía merece un cambio".

"No me parece legítimo que el partido de los ERE, las tasas de abandono escolar, el desempleo o las listas de espera, intente impedir con escraches un gobierno constitucionalista. Es muy viejo y muy rancio, no es propio de España ni de Andalucía", ha espetado.

El acuerdo, ha reivindicado, se ha realizado "desde el centro y no desde los extremos, acorde a las políticas del siglo XXI, no del siglo XX". "Con escraches no se paga la hipoteca, con escraches no se lleva a los niños al colegios sino con política y esfuerzo", ha reiterado.

El líder nacional de Cs, quien se ha mostrado "muy feliz" por el cambio de gobierno en Andalucía, ha recordado a los socialistas que para ganar "primero hay que saber perder" y ha lamentado que "el sanchismo controle al PSOE andaluz, que no tuvo el coraje de decir no, de decir Andalucía no puede ir de la mano de los que quieren romper España".

 

Comenta esta noticia
Update CMP