24 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

150.000 empleos y un agujero de 3.400 millones, la ‘factura’ de Barcelona

La aprobación de la subida del salario mínimo hasta 900 euros y el aumento del sueldo de los funcionarios hasta un 2,75% en 2019 se dejará sentir en las arcas públicas.

La subida del salario mínimo y el aumento del salario a los funcionarios, las dos medidas de impacto aprobadas por el Gobierno de Pedro Sánchez en Barcelona, se dejarán notar en las arcas públicas.

El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes en Barcelona la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) a 900 euros mensuales por catorce pagas a partir del 1 de enero, lo que supone un aumento del 22,3% respecto a su actual cuantía, de 735,9 euros al mes.

Este incremento del SMI es fruto del acuerdo que alcanzó el Ejecutivo con Unidos Podemos para los Presupuestos Generales del Estado de 2019 y, según destacó hace unos días el presidente del Gobierno se trata de un incremento que "impugna la devaluación salarial" sufrida en los últimos años como consecuencia de la reforma laboral de 2012, realizada por el Gobierno del PP.

 

La cuantía del salario mínimo se aprueba habitualmente por decreto a finales de diciembre, para su entrada en vigor el 1 de enero del año siguiente. La subida del salario mínimo en un 22,3% para 2019, un alza histórica -la mayor desde 1977-, ha generado malestar en la CEOE por haberse pactado "a espaldas" del diálogo social.

El Banco de España ha advertido de los efectos negativos que suele tener la subida del SMI en el empleo. En concreto, el organismo avanzó en su día que, si se extrapolara el efecto de las últimas subidas a la aprobada para el próximo año, ello se traduciría en una pérdida del 0,8% del empleo total, equivalente, en la actualidad, a unos 150.000 puestos de trabajo.

 El PIB deberá crecer

Por otro lado, el Consejo de Ministros también ha dado luz verde a la subida salarial de los empleados públicos para 2019, que será como mínimo del 2,25%, cifra a la que podrá sumarse un 0,25% ligado a la evolución del PIB y otro 0,25% procedente de fondos adicionales. En total, en un escenario de máximos, la subida salarial podría alcanzar el 2,75%, aunque para ello el PIB tendría que crecer el próximo año un 2,5% y la previsión es que lo haga un 2,3%. El coste de este incremento podría ascender a cerca de 3.400 millones de euros el próximo ejercicio.

Este incremento del salario de los empleados públicos es fruto de un acuerdo que los sindicatos alcanzaron con el Gobierno del PP y que el Ejecutivo socialista se comprometió a aplicar. Los sindicatos de la Función Pública venían reclamando desde hace semanas al Gobierno que procediera a aprobar esta subida por decreto ante el retraso en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019 y la consiguiente prórroga presupuestaria de los de 2018.

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP