30 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez rompe otra promesa y da esquinazo al Parlamento hasta septiembre

Pedro Sánchez, este lunes en Lisboa.

Pedro Sánchez, este lunes en Lisboa.

El Gobierno comunica que el presidente no asistirá al Senado hasta después del verano pese a comprometerse a protagonizar un pleno monográfico en agosto sobre el Covid.

Pedro Sánchez vuelve a las andadas. Levantado el estado de alarma y a la espera de la negociación de los Presupuestos Generales del Estado que pueden apuntalarle en La Moncloa el resto de la legislatura, Iván Redondo ha diseñado una nueva campaña de imagen que pasa por sacar brillo al cargo allá donde su presencia tenga rentabilidad mediático. Y evitar aquellos actos en los que el presidente del Gobierno se vea obligado a dar explicaciones o, simplemente, pueda sufrir el desgaste del malestar ciudadano.

Así, este lunes Sánchez se fue a ver al primer ministro de Portugal, António Costa, referente al alza de la izquierda europea. El miércoles tendrá un encuentro en La Moncloa con el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, y dentro de unos días una visita -que se está negociando aún- a La Haya en busca de otra imagen similar con el premier holandés, Marc Rutte.

Entre medio, este jueves puede llegar un balón de oxígeno para La Moncloa si Nadia Calviño logra hacerse con la Presidencia del Eurogrupo. Y el jueves 16, el homenaje a las víctimas de la pandemia milimétricamente diseñado por Moncloa. Al igual que estuvo cuidadosamente preparado el pasado viernes el acto de la firma del acuerdo con los agentes sociales en un lugar tan inusual como los jardines del complejo presidencial. Suspendiendo incluso la habitual rueda de prensa del Consejo de Ministros de los viernes.

La agenda europea iniciada este lunes debe culminar en el Consejo Europeo decisivo que tiene que abordar el reparto de los fondos comunitarios de la etapa postCovid. Que sea un rescate suave o un reparto de fondos con estricta condicionalidad puede marcar el futuro a medio plazo de Sánchez y su pacto con Pablo Iglesias.

Y mientras, Presidencia se vuelca en volver a recuperar la imagen de estadista de Sánchez -dañada por la gestión de la crisis sanitaria-, a la vez el equipo de asesores de La Moncloa se ha volcado en evitar al presidente cualquier tipo de desgaste interno. Ello incluye el control parlamentario.

El Gobierno confirmó este martes el doble plantón del presidente a las Cortes. Éste no comparecerá en el Senado ya hasta después del verano, a partir de septiembre, pese a que él mismo se comprometió a celebrar antes de agosto un Pleno monográfico en la Cámara Alta sobre la gestión del coronavirus.

 

Sánchez, el viernes en el acto de la firma del acuerdo con los agentes sociales en los jardínes de La Moncloa.

 

La vicepresidenta primera del Senado, la socialista Cristina Narbona, se justificó asegurando que la "prioridad" en julio es cerrar la negociación en la Unión Europea sobre el reparto del fondo para la reconstrucción social y económica tras la Covid-19. 

Pero es que, además, el PSOE ha decidido dejar también para septiembre la creación de la Comisión mixta Congreso-Senado para analizar los efectos de la pandemia solicitada por el PP en la Cámara Alta, tras proponerla el 16 de junio el propio Sánchez.

En la Junta de Portavoces de este martes, el PSOE -con la complicidad de sus socios- dejó fuera del próximo Pleno de los días 14 y 15 de julio el debate sobre si se crea o no esa comisión. No se prevé ya hasta septiembre ni otra sesión plenaria ni más actividad parlamentaria del Congreso, así que la decisión sobre la puesta en marcha se retrasa también hasta después del verano.

En este caso, tirando del mismo argumentario, el encargado de justificar este segundo desaire del Gobierno fue el portavoz socialista en la Cámara Alta, Ander Gil. "El presidente tiene una agenda que cumplir, y este mes esa agenda es europea", explicó. Es decir, que Sánchez vuelve a apostar por la política del Falcon.

Comenta esta noticia
Update CMP