28 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Iceta y el PSOE blanquean al separatismo para que Sánchez sea presidente

El PSOE alimenta al soberanismo con unas cesiones retóricas inadmisibles para España que, lejos de calmarlo, lo redoblarán hasta hacerlo imparable a medio plazo.

 

 

Miquel Iceta ha sido reelegido secretario general del PSC en la semana clave para que prospere el acuerdo entre el PSOE y ERC que, sumado al que los socialistas ya tienen firmado con Podemos, le permita a Pedro Sánchez tener los votos suficientes para salir airoso de la sesión de investidura.

Y lo ha hecho camuflando la entrega absoluta que se percibe en Sánchez al independentismo, hasta los límites legales máximos y previos a poderlos ensanchar, en una supuesta vía alternativa que no es tal por mucho que se esconda en eufemismos inanes como el "federalismo": lo sustantivo es que, con ese disfraz, ya se habla sin tapujos de España como una "Nación de naciones".

Y se acepta, además, crear una "mesa de negociación" con ERC que perfilará la dimensión de las cesiones conceptuales, jurídicas, políticas y penitenciarias. Se trata de un irresponsable despropósito, indigno de un Gobierno español, frente al que no caben medias tintas.

 

Y ante el cual no basta con quedarse en la inviabilidad constitucional de las peticiones máximas del soberanismo, como si la imposibilidad de alcanzarlas ahora fuera en sí misma prueba de la legitimidad del pacto: dado que la vía unilateral acaba en prisión, ahora se trata de asumir conceptos que a la larga consigan el mismo objetivo con unos plazos distintos.

La irresponsabilidad del PSOE blanquea al separatismo y le da lo que quiere, aunque sea inviable ahora, a medio plazo

Eso es lo que alimenta Iceta, y lo hace para auxiliar a un Pedro Sánchez dispuesto siempre a todo con tal de obtener el rédito personal que siempre le ha movido, sin escrúpulos ni principios, pero con unos intereses muy claros antes los cuales hipoteca lo que haga falta.

Un preso elegirá presidente

Por ni la España autonómica se diferencia de la federal ya ni, sobre todo, es una "Nación de naciones", una idea tan falsa como peligrosa que blanquea el injusto, ilegal y antisocial proyecto nacionalista para, lejos de frenarlo, hacerlo crecer hasta extremos desconocidos e imparables a medio plazo.

Pretender que con cesiones retóricas el separatismo se va a conformar es tan absurdo como negar la evidencia de que Sánchez va a ser presidente, probablemente, gracias a un político encarcelado por desafiar a la Constitución que dice, con enorme claridad y coherencia, que no va a cambiar de fines aunque retoque los medios. ¿Y para qué elegiría Junqueras a Sánchez de no ser porque a continuación le va a pasar una factura que el PSOE parece dispuesto a pagar aunque España no se le pueda permitir?

Comenta esta noticia
Update CMP