25 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Fran Álvarez concede la entrevista que Belén Esteban nunca habría querido leer

Belén Esteban no lo tendrá fácil para casarse con Miguel por la Iglesia, según dice Fran.

Belén Esteban no lo tendrá fácil para casarse con Miguel por la Iglesia, según dice Fran.

La princesa del pueblo se encuentra en una fase muy dulce de su existencia a nivel personal y también profesional. Todo le estaba saliendo bien. Pero le ha surgido un pequeño gran escollo.

Después de bastante tiempo alejado de la primera línea de titulares y ahora que su exmujer parecía vivir una fase dulce de su existencia tanto a nivel personal como profesional, resurge Fran Álvarez de sus cenizas mediáticas a toda portada para amargarle un poquito (o mucho) la vida a Belén Esteban.

Y es que Álvarez ha concedido una entrevista exclusiva a Lecturas en la que confiesa que se ha pasado seis meses en una clínica de desintoxicación y que ahora tiene más fuerzas que nunca para plantar cara a su exmujer.

Tanto es así que ha dado el titular que la princesa del pueblo preferiría no haber leído nunca: "Belén quiere la nulidad para hacer caja, es una avariciosa. Si quiere vender la segunda parte de la boda, no se lo voy a poner fácil, le va a costar".

Y es que, según recalca, antes se dejaba "manipular" pero ahora no va a dejar que nadie lo haga.




"No le voy a dar la nulidad a Belén", insiste Fran Álvarez, que defiende que su boda con Esteban existió para lo bueno y lo malo y que no está dispuesto a borrarla.

En cuanto a su paso por una clínica de Proyecto Hombre en Burgos, donde ha estado seis meses y de la que ha salido hace tan solo 20 días, confiesa que "el primer mes fue muy duro. Estaba aislado y sin poder ver a mi familia. He llorado de rabia, de impotencia".

Además explica que haber sido tan popular por su matrimonio con la princesa del pueblo le ha dejado marcado y que lo ha pasado muy mal: "Ser el exmarido de esa señora cuesta, y más si te da caña por todos lados".

Así, argumenta que es la primera vez que se planta: "Antes era un pelele. Fui una marioneta en manos de Belén y Toño Sanchís".

En cuanto al motivo por el que se niega a firmar la nulidad, aclara que no tiene nada que ver con celos: "Ni tengo rabia, ni nada". Eso sí, fácil no lo va a tener Belén Esteban para casarse por la Iglesia con Miguel: "Todos estos años no he tenido problema en firmar los papeles de la nulidad matrimonial. No me he negado nunca. ¡Ahora no te los firmo porque no me da la gana!".

Comenta esta noticia