14 de enero de 2021
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Junqueras aniquila a Iglesias al irse de la lengua aireando su plan con Podemos

Oriol Junqueras y Pablo Iglesias, en una imagen reciente.

Oriol Junqueras y Pablo Iglesias, en una imagen reciente.

El líder de ERC, y exvicepresidente de la Generalitat, habla de golpe de Estado, desliza una ambigua frase sobre el uso de la fuerza y habla de estrategia compartida con la formación morada.

El vicepresidente de la Generalitat cesado y líder de ERC, Oriol Junqueras, ha pedido al soberanismo seguir adelante una vez proclamada la independencia pese a intervenirse la autonomía, y ha defendido continuar adelante "sin renunciar nunca a las urnas para validar la República, y preparando a la vez unos futuros comicios municipales".

En un artículo este domingo en  el diario independentista El Punt Avui rechaza "reconocer el golpe de Estado contra Cataluña ni ninguna de las decisiones antidemocráticas" que ve en el Gobierno de Mariano Rajoy.

Decisiones "no fáciles" y la ¿fuerza?

Pero sin duda, una de las cuestiones que más han llamado la atención es la medida ambigüedad de algunas de sus frases. En este sentido, avisa de decisiones "que no serán siempre fáciles de entender" en los próximos días. A lo que se suma una ambigüedad aún más preocupante con el uso de la palabra "fuerza": "frente a estos ataques las personas y las instituciones del país tenemos que recomponer nuestras fuerzas y la estrategia".

¿El apoyo de Podemos?

También cita -para meter de paso en un lío a Pablo Iglesias, al deslizar un posible entendimiento con los independentistas- al líder de Podem, Albano Dante Fachin (SíQueEsPot), para pedir una estrategia compartida, en palabras de éste, al cual agradece textualmente su compromiso inequívoco con la libertad y la justicia.

Además, sostiene que Carles Puigdemont y Carme Forcadell son y seguirán siendo el presidente de la Generalitat y la presidenta del Parlament, "al menos hasta el día en que la ciudadanía decida lo contrario en una elecciones libres".

Critica que el Ejecutivo del PP "ha entrado en Cataluña" con el apoyo del PSOE y con el objetivo de controlar los medios de comunicación, intervenir el sistema educativo y poner a su servicio los cuerpos policiales, y le acusa de perjudicar a la sociedad catalana cambiando la ley para facilitar el cambio de sede social de empresas.

"Llegan al extremo de presionar a grandes empresas para llevárselas de Cataluña", lo que enmarca en un proceso de involución del autogobierno que ve desde hace años y que busca la subordinación de las autoridades catalanas, asegura.

"Nunca nos han intentado seducir sino que han querido resolver el malestar creciente en Cataluña con arrogancia y visceralidad", y recuerda las cargas policiales en el referéndum y la prisión para los presidentes de la ANC y de Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, lo que contrasta con el referéndum pactado que hubo en Escocia.

"Tanto da, para el Gobierno español, que la mayoría de catalanes quieran votar" o si el Parlament aprueba medidas contra la pobreza energética -subraya-, porque las decisiones que no cuenten con el aval del PP y el PSOE no son autorizadas, lamenta.

Comenta esta noticia
Update CMP