02 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La batalla oculta en el Gobierno que esconde la chapucera la ley del "Sí es sí"

La ministra de Igualdad, Irene Montero

La ministra de Igualdad, Irene Montero

La ministra de Igualdad ha vuelto a propiciar otra cataclismo en el seno del Gobierno de coalición con el borrador legislativo contra los delitos sexuales pero existe una guerra mucho mayor.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha vuelto a propiciar otro nuevo terremoto en el Gobierno, con el borrador de la nueva ley que castigará los delitos sexuales. A pesar del cierre de filas posterior, los socialistas cargaron contra la nueva norma por contener errores de bulto, pero desde Podemos culpan a la vicepresidenta Carmen Calvo de boicotear a Podemos filtrando el asunto a la prensa. La guerra está servida.

Y es que,  tal y como publicó ESdiario el nuevo borrador que pretende ser aprobado en el  Consejo de Ministros está plagado de errores y deficiencias que han sido detectados por diferentes carteras en manos socialistas, a pesar de que según ha explicado Montero  "todas las leyes se elaboran en proceso de diálogo con todos los ministerios implicados".

De hecho, desde el punto de vista jurídico hay un dato que llama poderosamente la atención y es el hecho que de se plantea la reducción de penas para los agresores, obviando la jurisprudencia reciente y chocando frontalmente con los postulados de las feministas que exigen fuertes castigos a los agresores, tal y como se demostró tras la sentencia contra La Manada, que sacó a miles de personas a la calle por considerarla excesivamente blanda.

Además, según ha publicado la Cadena Ser su propuesta choca directamente en cuanto a competencias, ya que pretende incluir en su ámbito de aplicación a los menores de 16 años, lo que choca con la norma que pretende impulsar Pablo Iglesias para proteger a la infancia.

No se ajusta a la doctrina marcada por la Unión Europea

Junto a ello, según explican los expertos, el texto propuesto por Montero no se ajusta a los postulados marcados por el Convenio de Estambul, el convenio marco fijado por la Unión Europea para erradicar la violencia contra las mujeres y en el ámbito doméstico, en el que se contemplan y se explican detalladamente cuáles son los delitos que se enmarcan en esta definición.

Sin embargo, algunos que pretende establecer la ministra, como el "sexting", no se encuentran dentro de ese marco legislativo, demostrando, por tanto las lagunas de Montero en este asunto.

Y es que, la titular de Igualdad ya mantuvo un pulso con la parte socialista del Gobierno para aprobar la nueva norma cuanto antes, incluso coincidiendo con la conmemoración, el próximo día 8 de marzo, del Día de la Mujer, para además, contraprogramar al PSOE a la hora de aprobar su ley estrella, la reforma educativa.

Podemos insinúa que Carmen Calvo quiere boicotear a Montero

Pero tras este nuevo desencuentro subyace la tensión interna existente dentro del propio Ejecutivo con la vicepresidenta Carmen Calvo como principal protagonista, ya que sigue sin aceptar el hecho de que Pedro Sánchez haya elegido a Irene Montero como ministra de Igualdad, unas competencias que hasta la  formación del nuevo Gobierno estaban en sus manos y que se resistía a perder, queriendo mantener así su condición de abanderada del feminismo.

Por ello, desde Podemos se tiene la percepción de que Calvo está haciendo todo lo posible para boicotear a Montero, cuestionando su valía a la hora de realizar su labor como ministra y presentándola como una persona incapaz de redactar la ley de una forma correcta, aprovechando ademas su condición de vicepresidenta, que le obliga a revisar todas las normas que salen del Ejecutivo.

Y es que, la relación entre Podemos y Calvo nunca ha sido buena. Su choque frontal con Pablo Echenique, que no quería reducir ni un milímetro sus exigencias  tras las elecciones en abril, impidieron la formación de Gobierno y esa tensión continúa a día de hoy materializándose en la polémica protagonizada en las últimas horas.

Aún así, desde el PSOE se intentan calmar las aguas. Adriana Lastra ha asegurado que "siempre hemos ido conjuntamente en la elaboración de esta ley como no podía ser de otra manera", pero lo cierto es que la guerra está servida.

Comenta esta noticia