29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El comité de expertos de Feijóo desmonta los "criterios objetivos" de Illa

Núñez Feijóo y Díaz Ayuso, durante la última toma de posesión del gallego.

Núñez Feijóo y Díaz Ayuso, durante la última toma de posesión del gallego.

La Comunidad de Madrid no está sola en su batalla contra el Ministerio y sus tres parámetros para confinar. El primer comité clínico que se creó, el de Galicia, avala su teoría.

"Incompletos", "poco trabajados", "improvisados" , "groseros". Así calificó este jueves Alberto Núñez Feijóo los criterios que el Ministerio de Sanidad ha impuesto a la Comunidad de Madrid por la vía del ordeno y mando en el BOE para confinar parcialmente la capital y nueve localidades de más de 100.000 habitantes. 

El presidente de la Xunta de Galicia hablaba con la autoridad que le confiere haber sido el primero en rodearse de un comité clínico de expertos para afrontar los estragos del coronavirus, allá por el lejano mes de marzo.

Un comité que se reúne semanalmente con los responsables de la Xunta, a diferencia de lo que ocurre en el Ministerio de Sanidad, donde el propio Salvador Illa reconoció hace unos días que lleva desde junio sin citar al comité científico que él y Fernando Simón fueron orillando hasta arrinconarlo por completo.

En la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que se celebró el miércoles Galicia votó en contra de la propuesta del Ministerio, junto con Madrid, Cataluña, Andalucía, Murcia y Ceuta. Para el encuentro, ese comité clínico que forman 35 expertos gallegos preparó al consejero de Sanidad, Julio García Comesaña, un documento con los parámetros que el Servicio Gallego de Salud (el Sergas) evalúa antes de ampliar las restricciones en cualquier municipio. Tenga menos o más de 100.000 habitantes. 

La reunión del Consejo Interterritorial del miércoles.

 

La intervención del consejero gallego fue de las más documentadas, y se centró en argumentar por qué los criterios del Ministerio son endebles y pocos, que es la gran queja de Gobierno de Díaz Ayuso. Son estos tres: una incidencia acumulada de 500 casos o más por cada 100.000 habitantes durante un periodo de 15 días, un porcentaje de positivos en las pruebas PCR superior al 10% y una ocupación de las UCI de al menos el 35%. 

En Galicia, por contra, el documento de los expertos reclutados por la Xunta -de las áreas de salud pública, neumología, atención primaria, enfermería, microbiología...- recoge parámetros que el Ministerio ha obviado por completo.

Especialmente el número de pruebas PCR realizadas. En Galicia llevan 479.922, con en torno a 5.000 diarias los últimos días. Este viernes, de hecho, la Xunta pone en funcionamiento el sistema Covid-auto para ampliar los test a educadores y estudiantes.

El documento del comité clínico de Núñez Feijóo pone el foco, también, en el porcentaje de positivos detectados durante las cuarentenas. Y en la presión hospitalaria por pacientes Covid en su conjunto, no únicamente en las UCI sino también en planta; así como la capacidad de ampliación. Además, si los casos están vinculados con brotes detectados previamente. Y la vulnerabilidad de los pacientes. 

El dream team de expertos del presidente de la Xunta ha permitido que durante meses Galicia haya ido un paso por delante. En esta segunda oleada, la Comunidad fue la primera que prohibió fumar en espacios abiertos, una medida después ampliada al resto de España. 

En la primera oleada, Galicia fue pionera en la realización de un estudio epidemiológico con test masivos. Después redactó su propio plan de desescalada antes que el Ministerio, aunque como entonces estaba en vigor el estado de alarma tuvo que amoldarse al de Illa. Y más tarde fue la primera comunidad en abandonar el estado de alarma y estrenar la nueva normalidad. 

Comenta esta noticia