29 de septiembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Mas negoció en secreto con Puigdemont para que apoyara la investidura de Sánchez

Mas y Puigdemont, hace tres años cuando ambos estaban en el Parlamento catalán

Mas y Puigdemont, hace tres años cuando ambos estaban en el Parlamento catalán

El expresidente de la Generalitat se vio en Waterloo con su sucesor fugado para intentar convencerle de que respalde la investidura del líder socialista.

Artur Mas se reunió en secreto este viernes con Carles Puigdemont, en Waterloo (Bélgica), el lugar al que se fugó el segundo de los expresidentes de la Generalitat de Cataluña para esquivar el juicio al que está siendo sometidos, en el Tribunal Supremo, otros nueve cabecillas del Golpe de Estado, calificado así por el fiscal del caso.

La reunión, desvelada por El Confidencial y ampliada por El País, tuvo un objetivo claro: conseguir reunificar de algún modo a todo el partido Junts pel Catalunya, fracturado entre los más ortodoxos de la independencia y los más posibilistas.

 

En el primer epígrafe se sitúa Puigdemont, mientras que la cabeza visible del segundo es Mas, cercano ahora a las posiciones históricas de la vieja CiU.

Los más ortodoxos

En el encuentro, del que ninguna de las dos partes ni el partido de ambos había dado cuenta, Mas intentó convencer a Puigdemont de que desbloqueara la investidura de Pedro Sánchez con los votos de sus diputados, que sumados a los de Podemos y PNV acercarían al líder socialista a la presidencia, ahora en manos de ERC y Bildu dada la negativa de Cs y PP a extenderle un cheque en blanco.

Junts tiene siete diputados en el Congreso, incluidos los suspendidos Rull y Turull, y mayoritariamente se alinean en la posición más frentista contra la investidura de Sánchez. En ese radicalismo también se ubica el propio presidente de la Generalitat, Quim Torra, aunque todos ellos asumen con ello un riesgo: si finalmente ERC es decisiva, su hegemonía en la política catalana será aún más rotunda.

Comenta esta noticia