14 de octubre de 2019 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Una dolorosa muerte consigue lo increíble entre los Reyes Juan Carlos y Sofía

Desde que el padre de Felipe VI abdicó de la Corona española es casi imposible ver lo que este fin de semana captaron los objetivos de las cámaras de los periodistas contra todo pronóstico.

Este sábado tenía lugar en Rumanía el homenaje al que fue su último rey, Miguel I de Rumanía, que moría el pasado 5 de diciembre en Ginebra tras una larga enfermedad a los 96 años. La despedida supuso el reencuentro de gran parte de la nobleza europea que no quiso faltar al funeral de estado.

Entre los miembros de la nobleza se encontraban la Reina Sofía, prima directa de Miguel de Rumanía, que acudió acompañada en un triste y dolorosos momento por el Rey emérito Juan Carlos.

Aunque no es habitual verles juntos y mucho menos cómplices y sonrientes, juntos acudieron a la misa funeral que tuvo lugar en el Salón del trono del Palacio Real de Bucarest, después los restos mortales fueron trasladados a la plaza y por último un cortejo fúnebre acompañó el féretro hasta la Catedral del Patriarcado, donde se ha oficiado el funeral.

Durante todo el recorrida la Reina Sofía, madrina de una de sus hijas, mostró su dolor hasta el punto de llegar a emocionarse... aunque también hubo espacio para momentos más distendidos en el que se pudo ver al matrimonio sonriendo y compartiendo guiños.

Es muy extraño ver a los Reyes juntos desde que Don Juan Carlos abdicase y la cita sirvió para comprobar como continúan compartiendo una gran complicidad y a pesar de la solemnidad del acto pudimos ver a los eméritos compartiendo risas y momentos de confidencias.

Comenta esta noticia
Update CMP