05 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los peores instintos explotan: a Carmen Calvo se le va la situación de las manos

Carmen Calvo.

Carmen Calvo.

Se han confirmado las peores sospechas en un tiempo récord. La frivolidad de los estrategas monclovitas sobrepasa todas las fronteras y la bomba ha explotado en manos de la vicepresidenta.

Sin necesidad de pasar los dos meses de vida, "la coalición gubernamental se resquebraja de forma alarmante" y las "grietas se han abierto de forma abrupta, evidenciando la incapacidad de dejar atrás sus desencuentros pasados".

Antonio Martín Beaumont lo deja claro en su columna de La Razón este viernes: Atrás quedaron las idílicas promesas de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias con lo de "varias voces pero una única palabra", amén del protocolo preventivo para evitar colisiones internas.

Claro que se veía venir porque "si un Gobierno jamás resulta un bloque monolítico, sino un cóctel de distintas sensibilidades, a menudo enfrentadas, más aún lo es una entente entre dos socios en clara competencia por ganar terreno partidista en el mismo espacio".

Si hay un temor que sobrevuela constantemente es que una de las dos partes tome la delantera sobre la otra. Según Beaumont, "son conscientes de su necesidad de garantizar la estabilidad para su propia supervivencia" pero "al mismo tiempo hacen cálculos sobre cuál de las dos cuotas logra rentabilizar éxitos o asume el coste de los fracasos".

Y así es como actúan los estrategas monclovitas, con esa frivolidad: "Su idea de gestionar un país está demasiado orientada hacia el paso corto". 

El director de ESdiario se hace eco de las últimas muestras de lo que argumenta: "La bronca por el anteproyecto de la Libertad Sexual ha sido el paradigma de una estúpida concepción del servicio público. Todos a contrarreloj para llegar al 8-M colgándose la medalla de la bandera feminista".

Pero, a su juicio, es más alarmante aún el choque por una cuestión de salud pública como la crisis del coronavirus. A saber, "La Moncloa se ha visto obligada a reivindicar las directrices de Sanidad frente a Trabajo, cuya máxima responsable, Yolanda Díaz, actuó de forma unilateral con su guía para empresas y trabajadores".

Pero es que ya "antes toparon también por quién llevaba la voz cantante con los agricultores. Vuelan los golpazos". 

Y ante este panorama, concluye, "todas las miradas se posan en Carmen Calvo" porque "ella sería la encargada de la coordinación del Gobierno. Claramente se le está yendo la situación de las manos".

En resumen, "Sánchez puede elegir vivir atrincherado en el Palacio de La Moncloa esperando cada mañana el “parte de guerra”, claro, pero el guirigay actual de su gabinete sólo tiene un camino: el desgaste institucional, que alimentará los peores instintos de unos y otros".

 

Comenta esta noticia