17 de enero de 2018
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Losantos explota y denuncia el "negocio sexual" para "mediocres" de Rita Maestre

La última "manía" del Ayuntamiento del cambio de Podemos que sostiene el PSOE en Madrid ha levantado ampollas a su alrededor por su sectarismo a costa del bolsillo de los ciudadanos.

La última iniciativa del equipo de Manuela Carmena con dinero público ha levantado ampollas y no pocas preguntas sobre el sectarismo con el que Podemos maneja el dinero de los ciudadanos: "El impacto de género del soterramiento de la M30". 

En este sentido, Federico Jiménez Losantos aprovecha este viernes su columna en El Mundo para pulverizar al "Ayuntamiento impuesto por el PSOE a la ciudad de Madrid" por dedicar "367.000 euros a diversos estudios sobre sus manías".

Eso por no hablar que "los estudiosos sean de su cuadra" y que "tres de cada cuatro se encargaron a empresas ligadas a Ahora Madrid". Losantos va más allá y critica que estos estudios obedecen "a la Stasa, esa Stasi del pensamiento que el feminismo de género, opuesto como explica Pinker en Tabla rasa al feminismo de igualdad". 

Sexualizarlo todo no es una contradicción es un negocio

A juicio de Losantos, "sexualizarlo todo y discriminar por sexo a las personas diciendo que así se lucha contra la discriminación sexual no es una contradicción sino un negocio para mediocridades que no ven más arriba de la cintura". 

Sin rodeos señala que "la banda del Ayuntamiento de Madrid ha ido más allá de esa ideología de género que sería sólo del género tonto, si no fuera tan caro. Rita Maestre, a la que aún esperan en la mezquita de la M-30 para oírle lo de "menos rosarios y más bolas chinas", defendió ayer dedicar el dinero de todos al "impacto de género del soterramiento de la M30". Y como es de natural intrépido, nos aleccionó, porque el podemismo analfabeto se empeña en darnos lecciones de todo: "El urbanismo desde hace más de 20 años estudia de qué manera la configuración urbana, el reparto de los espacios públicos y privados afecta de manera distinta a los hombres y a las mujeres; a los niños y a los ancianos (...) Por supuesto en términos de género hay impacto en muchísimas cuestiones que tienen que ver con el urbanismo; por supuesto también con el soterramiento de la M-30".

Con no poca ironía, Losantos concluye que como Maestre "descubra que el urbanismo afecta de manera distinta a cada persona, no ganamos para impuestos".

Comenta esta noticia