06 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Junqueras se queda con dos palmos de narices y no podrá salir de prisión todavía

Las juntas de tratamiento de las prisiones donde están los presos independentistas no han concedido el tercer grado a los reclusos, por lo que aún tendrán que esperar para salir a la calle.

Los presos secesionistas no podrán salir de prisión todavía. Cuando ya hacían las maletas rumbo a su casa y el independentismo apostaba por la obtención del tercer grado penitenciario, las juntas de tratamiento de las cárceles de Lledoners (Barcelona), Puig de les Basses (Gerona) y Mas d'Enric (Tarragona) han propuesto para los reclusos independentistas condenados por el Tribunal Supremo por el 1-O la clasificación de segundo grado.

Lo ha explicado así este miércoles en rueda de prensa el secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la víctima de la Consejería de Justicia, Amand Calderó que ha asegurado que la decisión se ha adoptado después de un "intenso debate" y "sin unanimidad".

Sin embargo, las defensas de los dirigentes de ERC encarcelados ya previeron que se les aplicaría el segundo grado y anunciaron que lo recurrirían, y desde JxCat, su abogado, Jordi Pina, mostró el firme convencimiento de que la clasificación debería ser de tercer grado, un régimen de semilibertad.

 Aún así, este segundo grado penitenciario, el régimen más ordinario en las cárceles, supone el paso previo habitual para obtener el tercer grado y con ello la semilibertad. Les permitirá seguir realizando actividades en el centro y mantener un horario fijo para las comidas, salir al patio o entablar contactos con el exterior, por lo que no supone un gran cambio respecto a la situación en la que viven actualmente.

Ahora, todo está sujeto a la decisión definitiva que deberá ser tomada por el Departamento de Justicia de la Generalitat, en manos de Ester Capella, de ERC. Según Calderó, es un organismo "estrictamente técnico, al margen del debate político" que debe dar "el visto bueno" a la propuesta de las juntas de tratamiento o bien "formular una contrapropuesta", por lo que las opciones de que Junqueras y el resto de los secesionistas pasen las navidades en casa sigue encima de la mesa.

 

Liquidación de la condena y reducción de multas

Por otra parte, el Tribunal Supremo ha realizado la liquidación de condena con respecto a Santiago Vila, Carles Mundó y Mertitxell Borrás, los tres exconsejeros del Gobierno de Carles Puigdemont que no fueron condenados a penas de cárcel por su participación en el procés independentista en Cataluña y que fueron inhabilitados 1 año y 8 meses por un delito de desobediencia. En el caso del primero la rebaja va de los 60.000 euros impuestos por la sentencia a los 48.400 mientras que en el de los otros dos exaltos cargos la multa se queda en 35.600 euros.

Fuentes del alto tribunal han señalado que la liquidación, realizada por la Secretaría de la Sala que juzgó esta causa, era obligada por ley una vez que los tres excargos independentistas fueron condenados únicamente por desobediencia. Así, la condena definitiva descuenta los días que pasaron en prisión preventiva y se compensan también otras medidas cautelares sufridas como la retirada del pasaporte y las comparecencias periódicas ante la autoridad judicial que fueron obligados a cumplir.

Comenta esta noticia