El Levante desaparece entre tinieblas

Roger no encontró su sitio entre la niebla

Roger no encontró su sitio entre la niebla

Rayo Vallecano 2 - Levante UD 1. Los de Paco López caen víctima de sus propias concesiones al rival en un partido casi fantasma.

La intensa niebla que poblaba Vallecas hacía prácticamente imperceptible el encuentro para el espectador. No obstante, ese hecho no resulta óbice para comentar la pobre imagen que hoy ofrecieron los granotas; no sirviendo como excusa, en absoluto, las particulares condiciones bajo las cuales se disputó la contienda.

El Rayo, sabedor de que las oportunidades para engancharse al vagón de la permanencia se van terminando, salió enchufado desde el primer instante. Embarba ya disparó libre de marca, aunque desviado, en el primer minuto a la altura del punto de penalti. La réplica levantinista no se hizo esperar, y Roger se relamía en un mano a mano frente a Dimitrievski - Morales le asistió brillantemente en profundidad con el exterior - que el meta macedonio conjuró de forma casi milagrosa con la pierna.

Para su desgracia, poco después el Levante se acabaría diluyendo para el resto del primer tiempo entre sus propias imprecisiones. Errores que permitían el dominio territorial rayista, y que posibilitaban tímidos disparo desde la frontal de Álvaro o De Tomás. Más repercusión tuvo el acercamiento, en el ecuador del primer tiempo, que Alex Moreno protagonizó por la banda izquierda, a la postre convertido en gol por Toño mediante su muy deficiente intento de despeje. Posteriormente, sólo Rochina inquietó a Dimitrievski con un disparo desde la frontal bien atajado por el meta local.

Precisamente ese intento de adelantar líneas fue lo que permitió el manejo de la situación por parte granota durante el primer cuarto del segundo acto, culminando el hombre hoy más destacado en sus filas Rubén Rochina una brillante combinación entre Coke y Morales por la banda diestra. Era el minuto 60 y el Levante ponía rumbo hacia otro resultado positivo como visitante. El que, tal vez, hubiera logrado de no haber pecado de conformismo.

Si bien Embarba ya pudo sentenciar antes del tanto granota en el rechace de una falta lanzada por De Tomás y despejada por Oier, más clara aún resultaría su doble oportunidad - también tras parada de Oier - que acabaría mandando al lateral de la red. Corrían los minutos y Coke acusaba su inactividad concediendo una autopista por la banda derecha de la ofensiva rival, algo de lo que Alex Moreno y Pozo iban a sacar rédito para originar la jugada del gol de De Tomás - también en el ecuador, en este caso, del segundo tiempo -, y en la cual Oier dejaría un balón suelto dentro del área pequeña sencillo de convertir en tanto para el punta madrileño.

El Levante estaba obligado a quemar sus naves - éstas, para sorpresa de algunos, pasaron por la salida al terreno de juego de Moses y Dwamena -, pero el desorden se adueñaba de su juego de ataque. Pese al gol anulado por fuera de juego en un remate de cabeza de Coke, la clarividencia distaba de ser un componente del juego levantinista en una tarde para olvidar. Tampoco unas circunstancias tan fantasmagóricas como en las que se disputó el encuentro ayudaban a encontrarla.

2 - Rayo Vallecano: Dimitrievski; Advíncula, Amat, Abdoulaye, Velázquez, Alex Moreno; Embarba (Trejo, m.69), Comesaña, Imbula, Álvaro García (Pozo, m.43); y Raúl de Tomás (Alex Alegría, m.93).

1 - Levante: Oier; Coke (Boateng, m.88), Rober Pier, Postigo; Morales, Rochina, Campaña, Bardhi (Moses, m.77), Toño García; Borja Mayoral y Roger (Dwamena, m.77).

Goles: 0-1: M.22 Toño, en propia puerta; 1-1: M.59 Rochina; 2-1: M.67 Raúl de Tomás.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP