Morera (Compromís): tirón de orejas a "alejados de la realidad" y a acomodados

El presidente de Les Corts advierte de que se implicará en el congreso de su partido para "buscar la cohesión interna". Morera reúne a todos los referentes de Compromís en su conferencia

Compromís al completo.  Los principales referentes de las distintas patas de la coalición compromisaria han respaldado y aplaudido a Enric Morera hoy en su intervención en Nueva Economía Fórum. Si hace menos de dos meses el conseller de Educación, Vicent Marzà, intervenía en este foro y concitaba una discreta asistencia de dirigentes de su partido, con Morera la situación ha sido la opuesta.

Atentos a las palabras de Morera estaban los cuatro consellers de su formación, el alcalde de Valencia, el controvertido concejal Giuseppe Grezzi como cara visible de Els Verds, al igual que el diputado Juan Ponce, el patriarca de la familia Mollà (Pasqual) e impulsor de Iniciativa, la coordinadora general del Bloc Nacionalista Valencià, Agueda Micó; el diputado nacional Joan Baldoví e incluso el exeurodiputado Jordi Sebastià. Y el PSOE, socio de gobierno en el Consell, también tenía una representativa delegación encabezada por el presidente de la Diputación de Valencia, Toni Gaspar; el conseller de Hacienda, Vicent Soler, o el síndic en Les Corts, Manuel Mata.

Morera sabe hablar y sabe callar

Ante tan nutrida representación abrió el fuego oratorio la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, que ejercía de introductora de Morera y que, de entre sus cualidades, destacó su "mesura, paciencia, rigor parlamentario, humanismo cristiano y mucha mano izquierda". Recalcó que "sabe hablar, pero también sabe callar, que es más difícil. Sabe lo que es ganar porque sabe lo que es perder", para recordar que "Compromís no existiría sin Enric Morera, sin su apuesta firme y continuada en el tiempo".

A continuación, y ya delante del atril de oradores, el presidente de Les Corts bromeó al indicar que "espero que mis palabras no merezcan una reprobación institucional", y agradeció al diputado nacional de su partido, Joan Baldoví, (lo aludió con reiteración destacando su labor) por "los  nueve puntos del compromiso del nuevo gobierno que mejorarán la vida de los valencianos".

Morera fue entrando en materia, primero para recalcar la infrafinanciación de la Comunidad Valenciana -"que únicamente recibe el 12% de lo que marca la ley de dependencia"-, después para hacer hincapié en su tono conciliador como presidente de Les Corts- "la pasada legislatura solamente llamé al orden una vez a un diputado, y luego quité esa circunstancia del diario de sesiones"-, y a continuación para recalcar la austeridad de su institución, que "tiene 28 millones de presupuesto anual y la pasada legislatura devolvimos diez. Suponemos el 0,15% del total de presupuesto de la Generalitat".

Cohesión entre generaciones de valencianistas

Tras ese repaso más institucional se centró en valorar la situación de su partido, el Bloc, y de la coalición que lidera, Compromís. "El Bloc es una parte de Compromís y Compromís se ha de ir formalizando en federación", ha apuntado, a la vez que anunció que "me implicaré en el próximo congreso del Bloc para buscar la cohesión interna entre todas las generaciones de valencianistas". 

Con esa alusión a ´generaciones´ lanzaba una primera carga de profundidad al sector de su partido representado por el conseller de Educación, Vicent Marzà, o por el síndic, Fran Ferri, con quienes no siempre se ha producido esa ´cohesión´a la que apela Morera.

Y, a continuación, otro mensaje interno. "Defenderé más protagonismo de la militancia. La política ha de ir de abajo hacia arriba. Hace falta recuperar el trato directo con las bases, porque la institucionalización, el gobierno, nos puede alejar de la realidad. La política no se basa en la comodidad, sino en dar las cara cuando las cosas no van bien, en ir un paso más allá", indicó con unas palabras que podrían leerse como un aviso a navegantes compromisarios ante la caída en la representación de su partido en numerosas instituciones tras las elecciones del 28 de abril y 26 de mayo de 2019.

Por si quedaba alguna duda, insistió en ese mensaje de acercamiento y de baño de realidad. "Cuando te dan un cargo de representación, has de pensar que eres un servidor", señaló. Y ya en el turno de preguntas  y respuestas, apostó por "hacer instrumentos electorales ganadores", y no se retractó de apostar por la coalición con Más  País, "aunque creo que tendría que haberse mantenido la denominación de Más Madrid. Si hubiera llegado ese acuerdo antes, posiblemente dispondríamos de dos eurodiputados".

Sin cordones sanitarios

En este mismo apartado, que suponía el epílogo de su intervención, y a diferencia de Marzà, que dedicó gran parte de su ponencia del 26 de noviembre, en este mismo foro, a arremeter contra Vox, Morera señaló que "no hay que crear cordones sanitarios. Debemos evitar la polarización y debatir".

Eludió responder a la pregunta de si cree que existen presos políticos -tal como de cuando en cuando apunta en su cuenta de Twitter- para limitarse a afirmar que "soy partidario de buscar soluciones políticas a problemas políticos". Y, para cerrar, recomendó una técnica que utiliza como presidente de Les Corts en la moderación de debates. "Señoría, no me haga usted que le llame al orden", es la frase a la que recurre Morera y que le resulta eficaz.

Comenta esta noticia