04 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ayuso reta a Sánchez: vuelve la vieja obsesión del PSOE por someter a Madrid

Isabel Díaz Ayuso le ha salido respondona al Gobierno central.

Isabel Díaz Ayuso le ha salido respondona al Gobierno central.

El acorazado del PP contra las políticas socialistas (antes con Zapatero y ahora con Sánchez), el kilómetro cero de la libertad y los bajos impuestos, vuelve a ser el oscuro objeto de deseo.

La declaración de guerra encubierta que le ha hecho el Gobierno de Pedro Sánchez al de Madrid no ha tardado en tener respuesta. Isabel Díaz Ayuso ha acusado este viernes al Ejecutivo central de intentar romper la "autonomía" de la Comunidad de Madrid al imponer dos impuestos caducos: Patrimonio y Sucesiones y Donaciones. 

"Nos va a tener en frente. Frente a un gobierno de la opresión, habrá un gobierno de la libertad. Esto va a tener contestación", advirtió la presidenta madrileña en respuesta al anuncio hecho un día antes por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, sobre la "armonización" de los impuestos cedidos.

Ello, irónicamente, el mismo día en que el Ejecutivo central anunciaba la cesión de la gestión económica de la Seguridad Social al País Vasco. Una vieja reivindicación que supone de facto dinamitar un "modelo de éxito, centralizado, altamente integrado, sofisticado y tecnológicamente muy complejo", en palabras del que fuera secretario de Estado de la Seguridad Social con Mariano Rajoy, Tomás Burgos, a ESdiario

Desde el entorno de la presidenta madrileña afirman que ésta no es una cuestión económica, o no solo, sino sobre todo política: La Moncloa contra la Puerta del Sol. Una batalla que también libraron en su día José Luis Rodríguez Zapatero y Esperanza Aguirre desde idénticas trincheras: con cada impuesto que el Gobierno central subía, el madrileño lo bajaba en el tramo autonómico.  

La Comunidad de Madrid es el gran acorazado del PP contra las políticas de Pedro Sánchez. Y el objetivo a batir de este último, que no soporta que desde el mismo discurso de investidura, Díaz Ayuso le plantara cara: "Demandaremos del Gobierno central que no aumente los impuestos sobre las familias y las empresas. Pero, si finalmente lo hace, la Comunidad de Madrid se compromete a las rebajas de impuestos necesarias para compensar, en lo posible, la voracidad fiscal del gobierno socialista", prometió entonces, allá por el mes de agosto. 

El Gobierno de Madrid le ha salido respondón a Sánchez. Y no solo la presidenta sino también el socio de Díaz Ayuso, Ignacio Aguado. Éste ha recogido el guante de la ministra Montero y le ha instado a que la armonización sea "a la madrileña": Impuestos bajos, atracción de talento y defensa de la libertad".

Porque además, creen en la Puerta del Sol que el retrato insolidario y ventajista que el Gobierno de Sánchez ha pintado de la Comunidad de Madrid no se corresponde con la realidad. La región que preside Díaz Ayuso es, de lejos, la que más aporta al Fondo de Garantía de Servicios Públicos Fundamentales (FGSPF), la caja de solidaridad intercomunitaria. 

En concreto en este 2020 serán cerca de 4.000 millones de euros, frente a los algo más de 1.500 millones que aporta la siguiente comunidad, Cataluña. "Es intolerable el constante cuestionamiento de la izquierda y los nacionalistas con el papel que juega la Comunidad de Madrid en el conjunto de España", se quejaba días atrás el portavoz del PP en la Asamblea regional, Alfonso Serrano. "Con un PIB similar a Cataluña, el esfuerzo solidario de los madrileños es evidente".

Y que no se relajen Andalucía, Galicia, Castilla y León y Murcia, todas gobernadas por el PP y todas aplicando bajadas de impuestos. Esto también va por ellas; o contra ellas.

Comenta esta noticia
Update CMP