11 de diciembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey emociona a la viuda y las hijas de Marín: "Manolo, gracias por tanto"

El Rey, en la capilla ardiente de Manuel Marín. Junto a él, Pedro Sánchez y el ministro Íñigo Méndez de Vigo.

El Rey, en la capilla ardiente de Manuel Marín. Junto a él, Pedro Sánchez y el ministro Íñigo Méndez de Vigo.

Las Altas Instituciones del Estado y la clase política da su último adiós al expresidente del Congreso con un mensaje unánime: "Siempre buscaba el diálogo y el entendimiento".

Por cuarta vez en su historia, el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados acogió la capilla ardiente de un alto representante de la política española. Junto a los expresidentes del Gobierno, Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo-Sotelo; y el padre de la Constitución, Gabriel Cisneros; la Cámara Baja despidió este martes con toda solemnidad a uno de sus últimos presidentes, el socialista Manuel Marín.

Representantes de las Altas Instituciones del Estado, líderes políticos y exmiembros de distintos gobiernos de todas las tendencias dieron su último adiós a Marín, cuyos restos fueron recibidos solemnemente en la Puerta de los Leones, por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y todos los miembros de la Mesa, sin excepción.

Al filo de las 5 de la tarde llegó el Rey, Felipe VI,  que dejó un mensaje en el libro de condolencias en el que remarcó el "gran aprecio de la Corona por un hombre de Estado como él lo fue".  

En él, Felipe VI describe a Marín como un "gran" político y servidor público que siempre defendió "con pasión el interés general de los españoles y la vocación europea de España" y fomentó "la cercanía de Europa a nuestra querida Iberoamérica". "Que descanses en paz, Manolo, y gracias por tanto", concluye su mensaje.

El Rey escribió estas palabras en presencia de Pastor, la viuda y las hijas de Marín, a las que después se volvió a acercar. La presidenta del Congreso se retiró para dejarles hablar durante varios minutos, hasta que entró en la sala el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, quien saludó a todos.

 

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, dando el pésame a una de las hijas de Marín.

 

Junto al Rey, por la capilla ardiente desfilaron los dos expresidentes socialistas, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, recién llegado del Reino Unido. También la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, y los ministros Rafael Catalá e Íñigo Mendez de Vigo.

Muchos exministros socialistas, como Alfonso Guerra, Joaquín Almunia, o José Luis Corcuera.

Los expresidentes del Congreso, Luisa Fernanda Rudí, Federico Trillo, José Bono y Jesús Posada. Y los presidentes del Tribunal Supremo y del Constitucional. Y también centenares de ciudadanos anónimos que quisieron dar su último adiós a Marín, fallecido este lunes de cáncer a los 68 años.

Felipe González, junto a la viuda del expresidente del Congreso.

 

A la salida de la capilla ardiente, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, expresó el "orgullo" de su partido de haber contado en sus filas con Marín, "una gran persona" y un hombre que defendió la "palabra" en lugar del "dogma".

"Me quedo con su compromiso político, su convicción democrática y con su vocación de servicio público, que demostró como presidente del Congreso y como miembros de la Comisión Europea a lo largo de muchísimos años, como militante del PSOE", subrayó.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia