10 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La intrahistoria del beso viral de Rajoy a su esposa Viri en el balcón de Génova

El beso de Rajoy a Viri se hizo viral en un abrir y cerrar de ojos.

El beso de Rajoy a Viri se hizo viral en un abrir y cerrar de ojos.

Jornada de resaca de elecciones en los titulares y jornada para analizar todos y cada uno de los gestos más llamativos de la noche electoral. Y este, sin duda ninguna, fue uno de ellos.

Día de resaca de las elecciones generales del 26-J y de la incontestable victoria del PP de la que todo el mundo habla.  Y día de análisis con lupa de todos y cada uno de los gestos del domingo. De hecho, en Vanitatis José Madrid analiza con lupa la intrahistoria del beso viral entre Mariano Rajoy y Viri Fernández tras la victoria en las elecciones: "La actitud de la mujer del presidente contrastó con las del resto de las mujeres fuertes del PP cuando salieron al balcón de la sede del Partido Popular en la calle Génova de Madrid". 

Y es que según, Jesús Maraña en Infolibre, "Rajoy se da un ‘sorpasso’. Escribámoslo pronto y claro: la estrategia de Mariano Rajoy y de toda una batería de influyentes representantes del poder económico y mediático desde el pasado diciembre ha triunfado seis meses después. Se comprende esa euforia casi etílica de Rajoy en el balcón de Génova. El 'sorpasso' se lo ha dado el PP a sí mismo". 

Fernando López Agudín abunda en esta idea en Público: "Derrotados los progresistas, hundidos los de Ciudadanos, no queda más gobierno que el que hoy se encuentra en funciones. No tardará mucho en formarse de una u otra forma encabezado por Rajoy.  Al dejar en ridículo las operaciones del IBEX, que pretendían sustituirle con un puñado de jóvenes ejecutivos , confirma su total liderazgo en la derecha española. Desde el último mes de diciembre ha sabido utilizar las numerosas contradicciones internas de las fuerzas progresistas para llevarlas a un callejón sin salida. La total hegemonía social y política del PP es incontestable". 

Para Ignacio Escolar en El Diario "solo hay un ganador entre los principales líderes españoles. Solo uno y se llama Mariano Rajoy Brey, que ha demostrado otra vez que “la vida es resistir”. Es el gran ganador de la noche electoral más sorprendente de toda la historia democrática: aquella donde toda las encuestas se han estrellado". 

Y es que otra cosa de la que todo el mundo habla es del gran fracaso de las encuestas. En El Confidencial Álvaro G. Zarzalejos escribe: "¡Sor... presa! El 26-J evidencia el fracaso de las encuestas electorales Ni 'sorpasso' de Unidos Podemos ni la agónica lucha del PP por mantener el 30% de los votos. El descalabro de las encuestas electorales ha sido mayúsculo". 

Ahora, José Apezarena en El Confidencial Digital habla de "¡Gobierno cuanto antes! Hay que llegar a una nueva mayoría de Gobierno. Pero no en cualquier momento, sino cuanto antes. En pocos días. La situación del país lo requiere. Pero lo exige sobre todo una coyuntura internacional que se ha convertido en una grave amenaza para España: según todas las previsiones es una de las naciones que más caro puede pagar el Brexit británico. Así que, señores políticos, pónganse a trabajar en serio y encuentren una rápida solución. Y si no son capaces, márchense todos a su casa". 

Antonio Martín Beaumont va más alla en ESdiario y dice que "Mariano Rajoy gana las elecciones por una gran diferencia y ahora debe gobernar.  Los votos han sonreído a los populares. Ha ganado el PP con claridad. Sí, ha ganado las elecciones. Sobre eso, lo de ser la fuerza más votada, pocos albergaban dudas. Ni la “sondeocracia” (que tanto nos gusta a los españoles y que tanto nos confunde) tenía dudas en este sentido.  Pero, además, esos  137 diputados obtenidos se antojan una mayoría suficiente como para que Mariano Rajoy pueda continuar marcando el paso de España, lo que no es poco después de los cuatro años largos que ha tenido que vivir en su cargo.  Después de dos victorias no creo que ningún partido pueda negarle a Rajoy su derecho a gobernar". 

Claro que Antonio M. Figueiras no es muy optimista en VozPópuli al respecto: "El 26J deja un parlamento ingobernable que aboca a unas terceras elecciones. Segunda convocatoria. El PP sube. El PSOE se mantiene segundo, pero pierde fuelle. El 'sorpasso' se difumina. Ciudadanos se la pega. ¿Pero habrá gobierno?". 

Según Jorge Sáiz en El Español, no hay muchas opciones: "La investidura: gran coalición, PP-C'S o empate a 175 escaños. Las elecciones generales han dibujado un panorama muy distinto al que pintaban las encuestas. El centro derecha está al borde de la mayoría absoluta. Y queda pendiente la promesa del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que durante la campaña dijo que no investiría a Mariano Rajoy". 

Para Fernando Jáuregui en Diario Crítico "la pelota está en el tejado de quien puede ofrecer, es decir, de Rajoy, a quien va a ser muy difícil convencerle para que dé ese ‘paso a un lado’ que algunos pretendían exigirle: tendrá que esbozar un Gobierno reformista, regeneracionista, y plural. De manera que al PSOE, si quiere llevar adelante las reformas que propone, le sea imposible decir ‘no’ a ese acuerdo, que podría tener una duración limitada y que, a medio plazo, no tendría por qué estar presidido necesariamente por Rajoy". 

Nuria Val sorprende en OK Diario anunciando que "los barones anunciarán la dimisión de Pedro Sánchez en las próximas horas. El hundimiento del PSOE se ha producido en la noche de este domingo pero en Ferraz todavía no se han enterado. Los que sí se han dado cuenta son los barones críticos, quienes pedirán en las próximas horas la dimisión de Pedro Sánchez. La dirección y el propio líder socialista se sienten aliviados porque no ha habido ‘sorpasso’ y eso era lo que importaba. 85 escaños, cinco menos que en los anteriores comicios y el peor resultado en 137 años de historia del PSOE. Pero Sánchez salió a última hora y con casi el 99% escrutado para decir que siguen siendo la primera fuerza de la izquierda y los primeros en su ya famoso ‘gobierno del cambio’". 

Y es que para Ana I. Martín en ESdiario "Pedro Sánchez baja los humos a Pablo Iglesias pero se condena a la oposición. El líder socialista tiene ante sí un panorama muy complicado. Aunque haya logrado mantenerse como primera fuerza de la izquierda, Sánchez no puede protagonizar una segunda investidura fallida en el supuesto de que el líder del PP, si no tiene los apoyos suficientes, rechace nuevamente el ofrecimiento del Rey (como así lo ha adelantado Rajoy). Y es de prever que Iglesias no le regale precisamente sus escaños".

 
Comenta esta noticia
Update CMP