12 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El traidor Kichi renuncia a sus principios por 3.000 millones de euros

Una cosa es protestar en la calle y otra bien distinta gestionar una Alcaldía.

Una cosa es protestar en la calle y otra bien distinta gestionar una Alcaldía.

Es lo que tiene dejar las calles y las pancartas exigiendo explicaciones a los demás y pasar a gestionar los problemas reales, que los alcaldes de cambio incurren en contradicciones.

Tras la reunión de este lunes entre PSOE, IU, Podemos y Compromís se concluye que los de Pablo Iglesias dejarán a Pedro Sánchez seguir negociando con Ciudadanos mientras ellos negocian... Según señala Ana Pardo de Vera en Público "Podemos ve positivo el sí o la abstención de Ciudadanos para el "único Gobierno de cambio posible. La reunión de cinco horas PSOE-Podemos-Compromís-IU culmina sin acuerdos pero con la intención de seguir negociando. Errejón resta importancia al inminente pacto entre socialistas y C's porque "no hay números" para que sea de investidura". 

Claro que tal como señala Manuel Ortega en ESdiario "la treta de Pedro Sánchez con Albert Rivera pone nervioso a Podemos. La estrategia del PSOE va clarificándose tras una tarde de infarto en el Congreso en la que una reunión “secreta” con Rivera se acabó filtrando en pleno encuentro con los morados".

A todo esto, Segundo Sanz asegura en VozPópuli que "un sector de Ciudadanos es partidario de ir a nuevas elecciones en junio. Una corriente de la militancia se inclina por avanzar internamente en ese posible escenario ante un eventual fracaso de la investidura de Pedro Sánchez. Apelan al avance que les pronostica las últimas encuestas y al esfuerzo demostrado para desbloquear la situación en las negociaciones con PSOE y PP".

Mientras tanto en el PP empieza a cundir el hartazgo por la corrupción y José Antonio Zarzalejos se muestra rotundo en El Confidencial: "Al PP le sobran sonrisas de ocasión, silencios en los órganos de dirección y ocurrencias de ministros -también los discursos circulares de Rajoy- y le faltan gentes avezadas en la política de verdad como Antón Damborenea, que no solo hablen con claridad meridiana, sino que también lo hagan ante el propio Rajoy para que el presidente del PP no pueda esgrimir luego, como probablemente hará (véase el ejemplo de Esperanza Aguirre), ignorancia sobre lo que en su partido está ocurriendo. O sea, el PP precisa, urgentemente, de 'histéricos' que le espeten a Rajoy las verdades del barquero a la cara y no esa pléyade de ganapanes que le adulan, callan ante él y luego lo ponen a parir cuando se desahogan en los mentideros de la Villa y Corte".

Raquel Martos le echa mucho humor en Infolibre a la trama Púnica y se declara muy fan de los suegros de Granados: "Encuentran un maletín con 922.000 euros, cerrado con dos candados y escondido en un altillo, entre libros, en la casa de los suegros de Francisco Granados, que aseguran no haber visto jamás el artefacto. ¿Cómo se llama la película? Los padres de ella en la parra. Muy fan. Las personas tenemos tantas cosas en la cabeza que a veces no nos concentramos en las acciones cotidianas ni nos fijamos en lo que tenemos delante de nuestras narices. Aunque sean 1.630 billetes de 500, 233 de 200 y 604 de 100 euros". 

Ahora todas las miradas del PP madrileño están puestas en Cristina Cifuentes y Antonio R. Naranjo publica en ESdiario que la presidenta regional "sorprende con fichajes sonados para su gestora del PP de Madrid. La presidenta de la Comunidad y sucesora de Esperanza Aguirre al frente de un partido con tantos éxitos a sus espaldas perfila su equipo para liderar Madrid y ser decisivo en el PP nacional". 

Kichi y Colau... donde dije, digo

Podemos tiene sus propios problemas, uno de los principales pasar del discurso a la realidad, tal como señala El Confidencial Digital que este martes abre en portada con el alcalde de Cádiz y sus contradicciones ideológicas: "Los antimilitaristas acusan de traidor a su colega Kichi. El alcalde de Cádiz aprueba la construcción por Navantia de cinco corbetas para Arabia Saudí. Un contrato de 3.000 millones de euros y 1.000 puestos de trabajo. Los astilleros gaditanos de Navantia negocian un gran contrato con Arabia Saudí para la construcción de cinco corbetas por un valor estimado de 3.000 millones de euros. Un proyecto vital para la economía y el empleo de la región, que cuenta con el apoyo explicito de Kichi, el alcalde de Cádiz. El respaldo a esta iniciativa le ha supuesto duras críticas en círculos antimilitaristas". Y es que tal como añade José Apezarena: "Tras recibir a los delegados sindicales, se ha enterado de que están en juego un contrato de varios miles de millones de euros y más de un millar de puestos de trabajo. Y ahí han terminado sus pasadas críticas a la industria de armamento. Ocurre, en fin, que el buenismo no sirve para gobernar. Que ocupar puestos de responsabilidad consiste en tomar decisiones y, cuando se decide, resulta imposible complacer a todos. Siempre quedan descontentos, defraudados y enfadados". 

Lo mismo le está pasando a Ada Colau en Barcelona, que antes defendía las huelgas sin ningún tipo de peros y ahora ya no le hacen tanta gracia, tal como reflexiona Pablo Planas en Libertad Digital: "Su punto fuerte es gestionar emociones, no el día a día de la segunda administración municipal de España. La huelga de los trabajadores de los Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) es la prueba de cargo. El suburbano ya le pilla muy lejos. De hecho nunca fue su medio de locomoción preferido. Ni tampoco el autobús. Ir en Metro es ahora lo que el precio de los garbanzos en tiempos de Fraga, un tópico relativo a la cercanía de los pijos con los pringaos, de la empatía de la casta con la chusma. Colau va en Metro, qué enrollada. Falso. Va en coche con chófer, perspectiva desde la que la huelga de los trabajadores de TMB le parece "legítima, pero desproporcionada" en pleno congreso de los teléfonos móviles. Como patrona y encargada, la alcaldesa es partidaria de la disciplina inglesa contra los curritos. De entrada, ha filtrado que son unos bienpagaos que no pegan brote. Poca broma con Colau. Sin complejos, no como la derecha". 

Los negocios artísticos de Puigdemont

A todo esto El Confidencial destapa que Carles Puigdemont "usó el canon del agua para comprar cuadros por valor de 3,9 millones. Hace dos años, se gastó una pequeña fortuna en hacerse con el patrimonio cultural del crítico de arte Rafael Santos Torroella, en el que figuran obras de Picasso, Dalí y Miró. Según el ayuntamiento, la operación de compra se estableció en 3,9 millones de euros, de los que un millón se debería pagar a los herederos de Santos Torroella en 2014. En varias ocasiones, Puigdemont justificó la compra (a la que se opusieron todos los demás grupos del consistorio) afirmando que la operación no supondría ningún gasto para los contribuyentes. Pero en realidad el dinero saldría de las siguientes partidas: 600.000 euros, del mantenimiento de la Red de Saneamiento; 285.000, del Plan de Saneamiento, y 115.000 euros, del Servicio del Agua para pagar el primer plazo de la operación. De esta manera, el primer edil evitaba que se le disparase el déficit, al no cargar directamente el precio de la compra a las cuentas del ayuntamiento. Sin embargo, lo que se trasluce de ese reparto de cargas es que el dinero sale, al final, del bolsillo de los contribuyentes". 

En OK Diario Paloma García Pelayo adelanta que "la infanta deja temporalmente la Caixa con un permiso sin sueldo hasta julio. La Caixa y la infanta Cristina llegan a un acuerdo para que ésta obtenga un "permiso sin sueldo" hasta que finalice el juicio del caso Nóos, cuya conclusión está prevista para el 30 de junio. Isidro Fainé, presidente de la Caixa y hombre clave en la vida de la infanta Cristina -algunos lo señalan como un referente en la Zarzuela del Rey Juan Carlos- habría asegurado que el escándalo sólo afectaría al poco ejemplar Iñaki Urdangarin, su marido. Cuando supo que ella también caía fue un momento de shock. ¿Qué haría con los estatutos? ¿Acatarlos o rehacerlos? “Estaba muy enfadado y telefoneó a Cusí, el íntimo amigo del Rey, para que llamara a Don Juan Carlos. No podía mantenerla en su puesto. Era insostenible, muy perjudicial para la entidad. Estaban muy nerviosos. Cusí le contestó con un rotundo: llámalo tú”.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP