14 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La Audiencia Nacional expulsa a Iglesias del "caso Villarejo" y tumba su versión

Iglesias, el día en que declaró en la AN por la pieza Dina del "caso Villarejo".

Iglesias, el día en que declaró en la AN por la pieza Dina del "caso Villarejo".

El juez Manuel García Castellón desmonta la supuesta persecución de las "cloacas" al líder de Podemos y retira al vicepresidente su condición de perjudicado en el "caso Dina".

Importante varapalo judicial para el vicepresidente segundo del Gobierno. La Audiencia Nacional tumba su versión de que fue espiado por las llamadas "cloacas de Interior" y le expulsa de la pieza Dina, una de las causas desgajadas del caso Villarejo.

De esta forma, Pablo Iglesias deja de ser "perjudicado" por el supuesto robo del telefóno móvil de su antigua asesora en el Parlamento Europeo, tras comprobar el juez que la versión del líder de Podemos no se sostiene.

El juez Manuel García Castellón ha rechazado el recurso de reforma presentado por Iglesias contra la decisión de este mismo magistrado de retirarle la condición de perjudicado en la denominada pieza Dina, en la que se investiga el robo del teléfono móvil de la exasesora del actual número tres del Gobierno, Dina Bousselham.

En su recurso, al que se opuso la Fiscalía, Pablo Iglesias sostenía su condición de víctima de un delito de descubrimiento y revelación de secretos, trazando una conexión entre el encargo de la sustracción del móvil a Dina Bousselham con fines políticos, la publicación en un medio de comunicación de imágenes procedentes del terminal sustraído y el comisario jubilado en prisión José Manuel Villarejo, a quien Iglesias sitúa como ejecutor del plan para perjudicarle ante la opinión pública.

El juez explica en su auto que al inicio de la investigación Pablo Iglesias tuvo la condición de perjudicado, pero a medida que ha ido evolucionando la instrucción de esta causa y con la aportación de datos nuevos se ha revelado un escenario diferente que conduce a revocar dicha condición de perjudicado.

El magistrado García Castellón argumenta, en primer lugar, que Iglesias tuvo en su poder la tarjeta del teléfono de Bousselham antes de que se crearan los archivos hallados en poder de Villarejo, y que ocultó a su asesora que la poseía hasta meses después. Una tesis que se contrapone con lo que el líder morado declaró en la propia sede judicial.

 

Comenta esta noticia