01 de diciembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez incluye en el BOE prohibiciones casi totales para protestar en la calle

Caceroladas contra el Gobierno durante el pasado mes de mayo

Caceroladas contra el Gobierno durante el pasado mes de mayo

El Gobierno quiere evitar la presión de la calle frente al estado de alarma y por ello ha incluído en el decreto un artículo especial para que no se vuelvan a producir las protestas de mayo.

Sánchez no quiere 'caceroladas' como las de mayo, ni nigún otro tipo de protesta que ponga en evidencia los errores del Gobierno. Por ello, ha apovechado la declaración del estado de alarma en el BOE para prohibir casi por completo cualquier manifestación en las calles.

Así, mientras el presidente del Ejecutivo apoyaba, este domingo, salir a los balcones para aplaudir a los sanitarios, firmaba un documento que impide a los españoles protestar, a través de un artículo en el que señala expresamente que "las reuniones en lugares de tránsito público y las manifestaciones realizadas en ejercicio del derecho fundamental regulado en el artículo 21 de la Constitución podrán limitarse, condicionarse o prohibirse cuando en la previa comunicación presentada por los promotores no quede garantizada la distancia personal necesaria para impedir los contagios".

 

Sin embargo, lo que sí que permitirá son las elecciones catalanas, gracias una disposición incluída en el decreto, mediante la cual se habilitan los comicios previstos para el próximo 14 de febrero, tras la situación de interinidad que vive el Gobierno autonómico tras la inhabilitación de Quim Torra.

"La vigencia del estado de alarma no impedirá el desenvolvimiento ni la realización de las actuaciones electorales precisas para la celebración de elecciones convocadas a parlamentos de comunidades autónomas", reza el texto legislativo, que permite, de esta manera, unas votaciones que fueron prohibidas durante la primera ola, ya que Galicia y País Vasco tuvieron que retrasarlas ante la incidencia del virus.

Más restricciones de cara al fin de semana

Por otra parte, las restricciones impuestas por las comunidades autónomas en cada uno de los territorios amenazan con ir aumentando y parece que ya no se descartan incluso confinamientos domiciliarios.

Es el caso de Cataluña, cuya consejera de Presidencia, Meritxell Budó, ha asegurado que la Generalitat está contemplando la posibilidad de aplicar un confinamiento de fin de semana para frenar la incidencia del coronavirus en Cataluña: "Es un escenario que está sobre la mesa, el fin de semana es cuando hay más interacción social".

También en Madrid se están barajando otras medidas para evitar la propagación del virus de cara a la festividad de Todos los Santos. El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha avanzado que el Ejecutivo regional está valorando la posibilidad de decretar el cierre total de la región y estudiará ampliar las restricciones de movilidad, ahora aplicadas a zonas básicas de salud, a distritos o municipios según evolucione la pandemia.

Así, en una entrevista en Onda Madrid ha asegurado que "iremos valorando la decisión, si eso se amplía en Madrid a distritos o a nivel municipal, también dependiendo de la población que tenga, e incluso para fuera de la Comunidad. El decreto lo recibimos anoche y ya estamos preparando las decisiones que tenemos que tomar respecto a la restricción de la movilidad", ha desgranado, aunque ha hecho hincapié en que todo irá muy condicionado "a la evolución de los casos", señalando que la tendencia en Madrid es "descendente". 

Comenta esta noticia
Update CMP