12 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cuando España fue a comer ensaladilla rusa y acabó perdiendo a la ruleta

Los trinos del día, a veces melódicos y a veces rebuznos, abarcan todas las modalidades: unos irritan, otros indignan y otros divierten. Juntos, resumen la actualidad de una forma peculiar.

 

 

 

Se veía venir: toda la creatividad que faltó en el campo sobró en las redes sociales, el Bernabéu de la mala leche, el humor, el escarnio y hasta la lírica ante los grandes acontecimientos.

El horroroso Mundial de España, coronado con una eliminación ante una Rusia que no parecía la del machirulo Putin, ha generado ríos de tinta y recuperado del baúl la manida expresión "fin de una era", coletilla tópica que lo mismo vale para despedir a Iniesta que para celebrar unas Primarias en el PP.

Y sobre todo para Piqué, protagonista de todas las humoradas del día. Mejor echarse unas risas que soliviantarse por el papelón de una tropa que entre lopeteguis, rubiales, hierros y degeas ha adelantado las vacaciones futboleras de un país que ahora se enfrenta a la dura realidad: Pedro Sánchez subiendo impuestos y documentales de gacelas en La 2.

 

 

El esposo de Shakira es el protagonista unánime de los mejores tuit-meme del momento, como éste que le presenta jugando al voleibol, disciplina más adecuada para el manejo de unas manos que regalaron a Rusia su único tiro a puerta en todo el partido.

 

 

O éste otro que disipa ya para siempre la fidelidad del defensa a la cultura española, tras las dudas iniciales por sus devaneos independentistas: nada hay más patrio que la copla y el flamenco. aunque quizá Piqué eligió mal momento para exhibir sus amores nacionales.  

 

 

El último de @alfgh75 demuestra la versatilidad del jugador del Barça y, con él, la de la Selección al completo: unos u otros son grandes especialistas en baloncesto, moda, peluquería, tatuajes, conspiraciones, quejas y caprichos. Pero se trataba de jugar al fútbol y eso, pese a las glorias pasadas, no lo hicieron: tanta ensaladilla rusa programada en los hogares para ver cómo al final lo suyo era jugar a la ruleta y volarse las esperanzas casi a las primeras de cambio. Por un único disparo.

Comenta esta noticia
Update CMP