24 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El peor día de Sánchez: el legado de Rajoy recibe un doble espaldarazo histórico

Sánchez despidiendo a Rajoy el día en que triunfó la moción de censura.

Sánchez despidiendo a Rajoy el día en que triunfó la moción de censura.

Resulta que dos de las leyes impulsadas por el PP que el presidente socialista y su socio se proponen ahora derogar, la Ley de Seguridad Ciudadana y la reforma laboral, no eran tan nocivas.

Este jueves no fue un buen día para Pedro Sánchez y sí lo fue para Mariano Rajoy y su legado, tan vilipendiados por la izquierda política y mediática. 

Desde instancias internacionales, dos de las leyes heredadas del PP que más ha demonizado el socialista y su socio Pablo Iglesias -y prometido derogar- recibieron sendos espaldarazos en cuestión de horas. Con el consiguiente mazazo para el Gobierno de coalición.

Se trata, en concreto, de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida despectivamente por la izquierda como ley mordaza; y de la reforma laboral de 2012. 

El Fondo Monetario Internacional hizo público un estudio elaborado por sus expertos según el cual el marco laboral que impulsó Rajoy al poco de llegar a La Moncloa ha contribuido a crear empleo en el último lustro, incluso para los jóvenes. Como también "la igualdad de ingresos sin un impacto sustancial en el riesgo de pobreza general".

En paralelo, a primera hora de la tarde la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos dio a conocer un importantísimo fallo adoptado por unanimidad de sus 17 miembros en el que avala las devoluciones en caliente de inmigrantes de España. Enmendando la plana, incluso, a una Sala del propio tribunal que previamente había fallado en contra. 

Las expulsiones inmediatas en la frontera de Ceuta y Melilla fueron legalizadas en la Ley de Seguridad Ciudadana en el año 2015, y permiten echar a los inmigrantes sin ser siquiera identificados. Dos africanos que fueron devueltos a Marruecos después de saltar ilegalmente la valla denunciaron a España ante Estrasburgo, e inicialmente el tribunal falló que dicha normativa atentaba contra el Convenio Europeo de Derechos Humanos. 

Sin embargo, el Ejecutivo de Rajoy decidió recurrir, convencido de su legitimidad para expulsar de forma automática a quienes cruzaban la frontera de manera ilegal. Y ahora el TEDH le da la razón al sostener que los demandantes se pusieron ellos mismos "en una situación ilegal" porque sabían lo que hacían. 

Inmigrantes intentando saltar la valla de Ceuta.

 

El asunto no es menor, porque el PSOE, que en su día recurrió la que llama ley mordaza ante el Tribunal Constitucional, estaba esperando a esta sentencia europea antes de decidir si promover la supresión de las devoluciones en caliente de la ley o no. 

Sobre el papel, el acuerdo de Gobierno que socialistas y morados firmaron en diciembre habla de una nueva normativa tanto en materia laboral como de seguridad ciudadana. 

A este último respecto, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se comprometían incluso a derogar por completo la anterior ley y a aprobar "una nueva nueva ley de seguridad ciudadana, que sustituya a la Ley mordaza para garantizar el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y reunión pacífica".

Y añadía: "Esta nueva legislación, que verá la luz a la mayor brevedad, estará basada en una concepción progresista de la seguridad ciudadana y priorizará la garantía de derechos y la protección de la ciudadanía, y en particular regulará, entre otros, el Derecho de reunión, la identificación y registro corporal, la identificación de los agentes, y la derogación del artículo 315.3 del Código Penal (acerca de los piquetes)". 

En lo que se refiere a la reforma laboral, el acuerdo de Gobierno proclama: "Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012".

No obstante, aunque en un principio Unidas Podemos pretendía una derogación íntegra, Sánchez la ha ido descafeinando hasta limitarla a lo que llama los "aspectos más lesivos" de la norma actual, consciente de que la ley heredada de Rajoy tiene aspectos que han resultado positivos para el mercado, como ha constatado el FMI. Aunque solo la vicepresidenta económica se haya atrevido a reconocerlo. Y muy tímidamente. 

Entre esos aspectos más lesivos a juicio de los socialistas están la posibilidad de despido por absentismo causado por acumulación de bajas médicas justificadas. La derogación de dicho artículo irá al Consejo de Ministros del próximo martes. 

El propio Rajoy advertía hace unos días al presidente socialista del  "enorme error" que supone "deshacer" reformas que han funcionado. "Un Gobierno debe tener convicciones, pero no ser doctrinario", le dijo.

Comenta esta noticia
Update CMP