01 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Un francés deja a Neymar y Mbappé sin su ansiada Champions

Coman celebra el único tanto de la final de la Champions de Lisboa.

Coman celebra el único tanto de la final de la Champions de Lisboa.

El Bayern de Munich gana su sexta Copa de Europa al imponerse en Lisboa al PSG de Neymar y Mbappe con un solitario gol del francés Coman y un dominio manifiesto.

Paris Saint-Germain 0: Keylor Navas, Kherer, Thiago Silva, Kimpembe, Bernat (Kurzava, 80), Marquinhos, Paredes (Verrati, 64), Ander Herrera (Draxler, 72), Di María (Choupo-Moting, 80), Neymar y Mbappé.  

Bayern de Munich 1: Neuer, Kimmich, Alava, Boateng (Sule, 25), Davies, Thiago (Tolisso, 86), Goretzka, Gnabry (Coutinho, 68), Muller, Coman (Perisic, 68) y Lewandowski. 

El Bayern de Munich ha ganado su sexta Copa de Europa al derrotar al Paris Saint-Germain por 1-0 en final disputada en el Estadio da Luz de Lisboa. El encuentro fue muy igualado, quizá sin la exhuberancia ofensiva que se supone a dos equipos que son dos auténticos rodillos en ataque. El partido pudo acabar en tablas, aunque a los puntos hizo algún merecimiento más el Bayern de Munich, mucho más experto que el PSG en estas lides. 

El club parisino gana las ligas de su país sin tan siquiera bajas del autobús. Hace turismo en Amiens, Niza o Lorient y luego suele pagar su falta de competitividad cuando enfrente se encuentra a los trasatlánticos europeos. Después de tres eliminaciones consecutivas en octavos de final, el PSG de Neymar y Mbappé sufrió ante el sorprendente Atalanta en cuartos y eliminó al Leipzig en una sencillísima semifinal. Casi nada antes de encontrarse a un clásico europeo como el Bayern, con 5, ahora ya 6, entorchados continentales. 

Es cierto que Neuer sacó en el minuto 17 un mano a mano ante Neymar. También que aquello despertó a Lewandowski, que en el siguiente ataque llevó el balón al palo derecho de Keylor Navas, portero con 3 Champions en su haber. Dos ocasiones más por cada equipo en un primer tiempo en el que Ander Herrera fue el mejor en el PSG, con pocas noticias de Neymar y de Mbappé, que se vuelven a quedar huérfanos de títulos importantes. 

En la segunda parte se intensificó el mínimo dominio que el Bayern tuvo en la primera parte.  Presionó mucho más arriba y fruto de ese empuje llegó el tanto de Coman. El francés que empezó a jugar en el Paris Saint-Germain cabeceó a la red un centro medido enviado por Kimmich. El brillante contragolpe del Bayern había comenzado con un extraordinario pase de Thiago Alcántara, también destacado durante toda la noche. 

Aquellos fueron los mejores minutos de un Bayern que desactivó por completo al ultramillonario PSG, con tres ocasiones consecutivos. Pero la extraña decisión del técnico del Bayern de sustituir a Coman, el más sobresaliente de esa franja del partido, dio un pelín de esperanza a un PSG que pudo empatar de no ser por una muy buena actuación de Manuel Neuer. 

Con los jugadores agotados y todos los cambios realizados, los últimos minutos tuvieron un mayor dominio del más experto en estas lides, el Bayern. El PSG lo intentó, pero el partido concluyó con las lágrimas de Neymar, premonitorias, quizá, de una salida de Francia después de tres temporadas sin el título más buscado. 

Comenta esta noticia