18 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se apropia del altavoz de TVE para hacer campaña contra PP, Cs y Vox

Pedro Sánchez, este lunes en TVE.

Pedro Sánchez, este lunes en TVE.

El presidente vuelve a arremeter contra PP, Cs y Vox, a los que culpa del cierre abrupto de su mandato. Y no cierra la posibilidad a un nuevo acuerdo con los independentistas.

Si el pasado viernes, al anunciar el adelanto electoral tras ver tumbados sus PGE, Pedro Sánchez pronunció desde el mismísimo atril de la sala de prensa del Palacio de la Moncloa su primer mítin de la precampaña del 28-A, este lunes el presidente-candidato ha hecho lo propio en la televisión pública y en prime time. Con la misma estrategia, indultar al independentismo y culpar de su fracaso a PP, Cs y Vox, a los que despectivamente ha llamado el "bloque de la involución".

En la misma TVE que conquistó hace meses mediante el dedazo de Rosa María Mateo, con la complicidad de Podemos y del resto de socios de la moción de censura, Sánchez ha concedido su primera entrevista tras el anuncio de disolución de las Cortes al conductor del Telediario 2, Carlos Franganillo.

Y desde el Palacio de la Moncloa, Sánchez ha justificado el adelanto electoral del 28-A en la derrota de su "proyecto de país" que, a su juicio, eran sus presupuestos. Tras hacer repaso de sus "logros" contra los recortes y la precariedad laboral, reconoció que ha llegado la hora de "dar la voz a los ciudadanos". "Hemos hecho más por la justicia social de este país en siete meses que el PP en ocho años", ha recalcado.

El ya candidato del PSOE a la reelección ha vuelto a arremeter contra PP y Ciudadanos a los que ha acusado de "obstruccionismo y filibusterismo", obviando como hizo el pasado viernes en su declaración institucional al independentismo, que a la postre le ha forzado a acortar sus planes.

Preguntado por Franganillo por el papel de ERC y PDeCAT, Sánchez no ha querido responder si volverá a pactar con ellos. Ha dicho que el independentismo tiene "pavor" a dialogar porque no quiere admitir ante los elementos del soberanismo más radicales que la independencia "no es posible" y que "tiene que volver a la senda constitucional".

Sánchez también ha evitado entrar a valorar si sería posible indultar a los dirigentes responsables del procés en caso de ser condenados, porque en este caso, como en cualquier otro, para que haya un indulto, tiene que haber previamente una condena, "por lo que pronunciarse ahora al respecto vulneraría el derecho de los procesados a la presunción de inocencia".

Y sobre su alianza estratégica con Podemos, ha afeado a Pablo Iglesias haber "legitimado" el referéndum del 1-O y su decisión de votar contra el decreto de Vivienda de su Gobierno.

También le ha interpelado el periodista por las críticas internas en su propio partido tras el anuncio del "relator" para Cataluña. Sánchez ha vuelto a acusar a PP y Cs de "querer enquistar" el problema con un "155 permanente". Y ha acusado a Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal de formar el "bloque de la involución", por su acto cívico en la Plaza de Colón, y de tener "una visión estrecha de la Constitución".

Sobre las polémicas de su mandato, el uso del Falcón y el plagio de su tesis, Sánchez ha eludido dar explicaciones una vez más. Y sobre su libro ha dicho que lo ideó siendo líder de la oposición.

Interrogado por el culebrón de la exhumación de los restos de Franco, el presidente ha sorteado sus vaivenes y sus contradicciones. Y también el incumplimiento de sus promesas. "Nosotros hemos cumplido con la ley y con el mandato del Parlamento", ha dicho.

Y por último, Sánchez ha hablado sobre RTVE, sumida en un caos organizativo tras la llegada de Rosa María Mateo. Pero tan solo para comprometerse a participar en un debate si así lo consideran oportuno los respectivos equipos de campaña.

 

 

 

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP