22 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Policías indignados estallan contra Iglesias por tratarles como delincuentes

Pablo Iglesias, en el Congreso.

Pablo Iglesias, en el Congreso.

El SUP se planta ante la petición de los Comunes de Colau, integrados en el grupo parlamentario de Podemos, de crear una comisión de investigación para "linchar" a los agentes del 1-O.



Algunos policías y guardias civiles aún se preguntan como Pablo Iglesias llegó a exigir en 2016 el Ministerio del Interior en aquel Gobierno frustrado. Y el enfado entre los agentes es monumental tras la última puñalada de los Comunes, el socio parlamentario de los morados en el Congreso, al exigir toda una comisión de investigación sobre el 1-O.

Pero no para depurar las responsabilidades de los violentos independentistas. Para humillar y saldar cuentas con los funcionarios públicos que se enfrentaron a ellos.

El Sindicado Unificado de la Policía (SUP) ha criticado a Unidas Podemos por poner "en el punto de mira" a los agentes que participaron en el dispositivo del referéndum del 1-O al pedir una comisión parlamentaria donde, según el partido de Iglesias e Irene Montero, se dé "voz a las personas que fueron reprimidas" en la actuación bajo mandato judicial.

El sindicato representativo en la Policía responde así a la propuesta del portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Jaume Asens, que el pasado 1 de octubre, en el segundo aniversario del referéndum ilegal de 2017, propuso en una rueda de prensa crear una comisión en la Cámara Baja para escuchar a las víctimas del 1-O, pedirles disculpas y exigir responsabilidades al Gobierno.

"Semejante despropósito, que sólo puede ser entendido como una maniobra electoral por el momento en el que se formula, ofende a las más de 75.000 familias de policías nacionales", alega el SUP, que cuestiona la iniciativa que achaca a En Comú Podem por "quebrar la presunción de inocencia y la separación de poderes".

Además, recuerdan que los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado cuestionados por su actuación durante el 1-O "son los mismos" que proporcionan escolta al líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y protegen su domicilio. "Sean coherentes y respeten a los policías nacionales y su profesionalidad", enfatizan.

Según el SUP, el partido de Iglesias incurre en un "temerario desprecio a un elemento esencial en el relato de lo que ocurrió en Cataluña el 1-O". Se refiere el sindicato a que los agentes desplazados a esta región "se limitaban a aplicar las órdenes judiciales frente a quienes consideraban la legalidad como un obstáculo a remover para alcanzar unilateralmente la independencia".

"Desde el SUP exigimos a Podemos que deje de hacer política a nuestra costa, que abandone la demagogia electoral construida sobre un relato falso y manipulado, y que deje de usar a los policías nacionales para conseguir unos pocos de votos más en Cataluña", sostiene este sindicato, que equipara este "sectarismo" con el del entorno proetarra en el País Vasco y Navarra.

Comenta esta noticia
Update CMP