17 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El último señuelo de Lastra tras el "siniestro total" de Carmen Calvo con Franco

La "operación Franco" de Sánchez, todo un siniestro total.

La "operación Franco" de Sánchez, todo un siniestro total.

Fue la promesa estrella de Sánchez tras ganar la moción de censura. Pero la exhumación y el futuro del Valle de los Caídos está empantanado en los juzgados. El PSOE vuelve a la carga.

Si un dosier del último año del gobierno de Pedro Sánchez simboliza a la perfección el fracaso, los incumplientos, el caos legislativo y la chapuza de principio a fin, ese es el de la exhumación de los restos de Franco. Fue, de hecho, la propuesta estrella del líder del PSOE en su discurso de la moción de censura.

Pero esa promesa, que quedó en manos de la vicepresidenta Carmen Calvo, ha acabado en un siniestro total. Calvo ha topado sucesivamente con la familia Franco, con el Vaticano y con el Tribunal Supremo.

El PSOE ha decidido salir al rescate de la vicepresidenta en funciones. Lo hace el grupo parlamentario que lidera Adriana Lastra. Su objetivo: el Valle de los Caídos.

El Grupo Socialista ha registrado en el Congreso una proposición de ley ad hoc para el monumento madrileño. Y lo hace fijando graves sanciones a aquellos "locales o establecimientos públicos donde se realicen actos de exaltación, enaltecimiento o conmemoración [...] del dictador Francisco Franco".

¿Su solución para evitar los recelos de los jueces con la legislación vigente?: el "cierre temporal" entre seis meses y dos años.

Los de Lastra se proponen "desterrar definitivamente" el "franquismo". La proposición tiene garantizado, con el apoyo de Podemos, su recorrido parlamentario que tramitará la Mesa, con mayoría de la izquierda.

"La falta de adopción de las medidas necesarias para impedir o poner fin a la realización, en espacios abiertos al público, de actos de exaltación, enaltecimiento o conmemoración del golpe militar de 1936, de las violaciones de derechos humanos cometidas durante la Guerra Civil española, de la dictadura franquista o del dictador Francisco Franco por parte del titular o responsable del espacio donde se desarrollen dichos actos", señala la iniciativa.

Pero el PSOE se va a encontrar con el problema con el que se ha topado Calvo en estos meses. Como basílica católica que es, el Valle está afectado por el Concordato. Es decir, la vicepresidenta y el Gobierno en pleno van a volver a encontrarse con la Santa Sede. De allí mismo ya les ha llegado algún revolcón en los últimos meses.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP