29 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Sevilla muere de pie

Sevilla

Sevilla

Un gol de Javi Martínez al final de la primera parte de la prórroga deja a los de Lopetegui sin la Supercopa de Europa.

El Sevilla se ha quedado sin su segunda Supercopa de Europa, a pesar de haber peleado y haber sufrido por levantarla. El peso del partido, cierto es, ha caído sobre el Bayern de Munich, pero los de Lopetegui no han parado de sacar las zarpas durante los 120 minutos. 

Pintaba bien el inicio del encuentro cuando en el minuto 12 Alaba derribaba a Rakitic en el área y Ocampos ponía el 0-1 desde el punto de penalti. Tremendo lo del argentino. Poco derroche físico se ha visto en un partido de fútbol. Cuando parecía que tenía la batería al 0%. sorprendía con una acción defensiva o con una jugada de ataque que desconcertaba incluso a los propios jugadores del Bayern, que solo podían pararlo haciéndole falta. 

El Bayern, como el todopoderoso que es, lejos de arrugarse con el gol de Ocampos, se puso en modo apisonadora. En el minuto 33 obtuvo su recompensa tras una jugada entre Müller y Lewandoski que transformó Goretzka. La dinámica no cambió: los alemanes mandaban y el Sevilla luchaba. 

Tampoco lo hizo en la segunda parte, a pesar de que los de Lopetegui comenzaron a tener algo más de tiempo el balón en sus pies. El VAR anuló un gol legal al Bayern tras una falta inexistente de Lewandoski a Escudero, e hizo lo propio -esta vez con acierto- con otro tanto del delantero polaco. Con todo ello, el Sevilla seguía tirando de orgullo, de Ocampos, de Bono y de Jesús Navas. Increíble también lo del capitán, que parece que piensa que algo malo le va a ocurrir si deja de correr un solo segundo. El lateral ha bebido el elixir de la eterna juventud. 

Sabemos de alguien que va a tardar mucho tiempo en dejar de tener pesadillas con una jugada que pudo llevar la Supercopa a España. En-Nesyri se quedó solo frente a Neuer en el minuto 85, y el portero alemán se hizo enorme para salvar a los suyos. La final estuvo ahí.

El Sevilla, exhausto, llevó al Bayern a la prórroga y el cansancio acabó finalmente haciendo mella. En-Nesyri tuvo otra que terminó en el palo, aunque recibiese el balón en fuera de juego. Perdonar a los alemanes es tremendamente peligroso. En la última jugada del primer tiempo de la prórroga, tras un córner y posterior disparo de Alaba, Javi Martínez cabeceó a la red el despeje de Bono. Ya no había fuerzas para más. 

El Sevilla muere de pie hoy y promete guerra para esta temporada. 

Comenta esta noticia