27 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Villarejo, desesperado, malmete ahora con una nueva conspiración sobre el 11-M

El excomisario Villarejo intenta jugar su última baza para salir de la cárcel. A cualquier precio.

El excomisario Villarejo intenta jugar su última baza para salir de la cárcel. A cualquier precio.

El escándalo del espionaje en el BBVA le ha dado al excomisario una oportunidad de oro para seguir poniendo en marcha el ventilador. Y ahora maniobra con la mayor masacre de la historia.

Que el excomisario José Villarejo está a estas alturas de su película dispuesto a todo para intentar salir de la cárcel de Estremera lo saben propios y extraños. Y dado que sus filtraciones dirigidas contra el Rey Juan Carlos y contra dirigentes de PP y PSOE no le han dado todo el resultado esperado, el exsuperpolicía de las cloacas de Interior ha decidido este lunes ir mucho más allá.

Aprovechando que estaba citado a declarar en la Audiencia Nacional por la llamada operación Kitchen -sobre los papeles de Luis Bárcenas-, Villarejo ha querido poner el ventilador usando otra incestigación que le golpea de lleno, la del supuesto espionaje ordenado por la antigua cúpula del BBVA durante la frustrada OPA de Sacyr, durante el gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

El abogado del comisario jubilado, Antonio José Cabrera, ha afirmado que solicitará al Consejo de Ministros que se desclasifique la información relativa a un "hecho luctuoso" que ha definido como "acto terrorista" y que ha dejado entender que es el 11-M, para que su patrocinado pueda contar "todo lo que sabe" sobre un caso que a su juicio, "se cerró en falso" y del que se derivaron intereses económicos ocultos.

García Cabrera hacía estas declaraciones al salir de la Audiencia donde Villarejo ha prestado declaración durante cerca de tres horas en relación a la operación kitchen y donde, de motu propio, ha abordado también la llamada operación Trampa, un supuesto encargo del BBVA por el que espió a altos cargos del Gobierno de Zapatero, de la Comisión Nacional del Mercado de Valores y de la constructora Sacyr presidida entonces por Luis del Rivero.

El abogado, como ya hizo la semana pasada al término de la primera declaración de Villarejo, vincula el espionaje para el BBVA con "luctuosos" sucesos para España. "No puedo ser más preciso", ha dicho ante la insistencia sobre si tiene que ver con el 11-M, que ocurrió el mismo año.

"Es fácil de deducir por ustedes mismos. Queda mucha información que según ha manifestado el señor Villarejo, debe desclasificarse sobre el origen, los intereses nacionales e internacionales, los intereses económicos que se derivaron de ese acto terrorista", ha especificado.

Según ha dicho, la operación Trampa "no es simplemente un encargo profesional privado y detrás del mismo hay intereses estratégicos del Estado". "Se aprovecha una coyuntura donde el BBVA necesita una información, nada más que esto, de carácter defensivo para una operación de Estado", ha apuntado el abogado.

"BBVA digamos que es un actor ocasional que nada tiene que ver y que incluso es muy posible que desconociera la trascendencia económica, internacional, política de esa operación inicial", ha añadido.

Comenta esta noticia
Update CMP