20 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP no remonta: perdería incluso Santander y Casado se pone a la defensiva

Casado y su mujer durante un acto este fin de semana.

Casado y su mujer durante un acto este fin de semana.

Los populares barruntan que la del domingo 26 de mayo será una noche trágica, con cada encuesta peor que la anterior. El líder de los populares avisa de que pase lo que pase él no dimitirá.



Cada encuesta que publica estos días en la prensa regional es un nuevo mazazo para el Partido Popular. La última, del Diario Montañés, vaticina que los populares pueden perder Santander a manos de una mayoría de izquierda. 

Palabras mayores, puesto que primero AP y después el PP han gobernado la capital cántabra de forma ininterrumpida desde 1987. Y el penúltimo alcalde, Íñigo de la Serna, dejó de serlo para ser ministro de Fomento con Mariano Rajoy.  

Así pues, en un feudo del PP que ha sido inexpugnable durante más de tres décadas, los populares perderían de golpe 4 de sus 13 escaños y se quedarían con 9, frente al bloque formado por el PSOE (7-8), el PRC de Miguel Ángel Revilla (5) y Unidas Podemos (2). 

Se barrunta en el PP una noche trágica, la del domingo 26 de mayo, mientras el partido vive una especie de "impasse", como lo denomina este lunes en una entrevista en El Mundo el candidato en Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco.

Pero aun así Pablo Casado ya avisa de que, independientemente de cuán grande sea la derrota, él no dimitirá. El líder de los populares recordó en una entrevista en Espejo Público que en el último Congreso nacional del partido, el primero con un sistema de primarias, los militantes le dieron un mandato para cuatro años y que piensa cumplirlo.

Casado volvió a culpar implícitamente a Mariano Rajoy del resultado del 28 de abril al recordar que cuando él cogió las riendas del partido éste estaba "muy bajo" y sorpassado por Ciudadanos. Y habló ante Susanna Griso de la "tormenta perfecta" que está teniendo que navegar, con los problemas propios sumados a la fragmentación del voto de centro derecha.

Entre esos problemas propios citó la corrupción, que según él sigue pasando factura a las siglas del PP. "La gente nos sigue diciendo que tenemos casos de corrupción", señaló, y entonó de nuevo su famoso "tolerancia cero". 

Sin embargo, el PP presenta a estas elecciones varios candidatos imputados. Por ejemplo, y como ha venido contando ESdiario, en Villaviciosa de Odón. Su cabeza de cartel, Pilar Martínez, está imputada en la operación Lezo por su época como consejera madrileña de Servicios Sociales de Alberto Ruiz Gallardón, por la compra presuntamente irregular de la empresa Inassa por parte del Canal de Isabel II. Su elección ha provocado, además, un cisma en el PP de Villaviciosa.  

Comenta esta noticia
Update CMP