Menos bulos, más gestión y mejor cohabitación ante el Covid-19

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

Si verdaderamente quieren realizar esa labor antibulos deberían comenzar por intervenir con más humildad y autocrítica

 

El Gobierno, y sobre todo desde las formaciones  que componen minoría parlamentaria que atiende a  la suma de los diputados del Partido Socialista y Unidas Podemos, han puesto en marcha sendas campañas para denunciar bulos o informaciones falsas. Toda una declaración de principios de políticas proactivas orientadas a generar propuestas que sirvan a paliar los efectos de la crisis, véase mi ironía.

Pero permítanme  recomendarles que si verdaderamente quieren realizar esa labor antibulos  deberían comenzar por ejercer la autocensura del propio gobierno. Ese que por boca de su presidente en sede parlamentaria, en una de las alocuciones más obscenas en cuanto arrogantes de la historia del parlamentarismo, en el que no realizó autocrítica o gesto de humildad alguno y cesó de difundir datos cuestionables sobre un informe que situaba a España con la mejor calificación en cuanto a su gestión de la crisis.

No olvidemos que somos el país con más muertos en términos relativos y absolutos de la Unión Europea. Hablando de bulos, estos más parecen por incapacidad y demérito que por voluntariedad, la costumbre que están adoptando de publicar los decretos en los que se determina quiénes pueden o no pueden ir a trabajar a escasas horas de que empiecen la jornada, desconsideración manifiesta esta para con los trabajadores y empresarios teniendo en cuenta la situación y el esfuerzo que están haciendo.

Menos bulos, como reza el encabezamiento del artículo y más gestión por favor, más humildad y más coordinación. Coordinación imprescindible entre los miembros del propio gobierno y diligencia que evite contradicciones evidentes en las comparecencias públicas y la ausencia de respuestas concretas acerca de la contratación del material no homologado.

Más coordinación e información a los partidos de la oposición, a los agentes sociales, a los medios de comunicación, y sobre todo, es lícito también pedir más cohabitación. Esa cohabitación territorial en materia competencial que tenemos en España, que hace que las comunidades autónomas participen de la competencia de sanidad. Y que pese al mando único debe existir por pragmatismo y por respeto de quien dice creer en el Estado de las Autonomías y en la descentralización.

Esa cohabitación territorial que hoy muchos de los que enarbolan la bandera del centralismo agradecen en cuanto a que representa un contrapeso y un equilibrio de poder frente al Gobierno central y a la tentación de que este cayera en el abuso en una situación de acumulación  de poder y suspensión de derechos y libertades fundamentales como la que vivimos.

 *Abogado.

 

Comenta esta noticia
Update CMP