Presos peligrosos de Picassent agreden a cinco funcionarios en menos de un mes

Exterior del centro penitenciario de Picassent

Exterior del centro penitenciario de Picassent

La Asociación de Trabajadores Penitenciarios "Tu abandono me puede matar" reclama más seguridad y pide menos saturación en el módulo de reclusos de primer grado.

El centro penitenciario de Picassent está saturado con más internos de primer grado de los que le correspondería y la situación en la que trabajan los funcionarios y la plantilla de la prisión, con alrededor de un centenar de vacantes por cubrir, está poniendo cada día más en peligro la seguridad del colectivo de trabajadores.

Al menos, eso es lo que vienen denunciando desde hace tiempo la Asociación de Trabajadores Penitenciarios "Tu abandono me puede matar" (TAMPM) de Picassent, una asociación nacional de trabajadores de instituciones penitenciarias, con delegaciones en diversas ciudades españolas, nacida como "consecuencia del hartazgo de la política penitenciaria que se lleva a cabo desde las distintas administraciones y del propio Ministerio de Interior en sus respectivas gestiones", según ellos indican.

“Tu abandono me puede matar”, de naturaleza asindical y asamblearia, en cuanto a reivindicaciones y otras acciones , se basa en la participación abierta de los trabajadores , (sin distinción alguna en cuanto a rango jerárquico en el centro penitenciario en el que trabajen) , y en la toma de decisiones para hacer llegar unas legítimas propuestas laborales y mejoras en todos los centros penitenciarios españoles. En el caso de la asociación de TAMPM Picassent, desde hace meses vienen visibilizando un problema grave como es el abandono sistemático que están sufriendo los trabajadores del centro por parte de la Administración Penitenciaria y las carencias en personal,  e informando sobre las pésimas condiciones de trabajo y la falta de personal en el centro. Algo que ha llevado, según denuncian, a "una situación extrema en la que, prácticamente cada mes, presos peligrosos de Picassent, están agrediendo a los funcionarios y poniendo en peligro su seguridad y su vida". 

Según denuncian, en menos de un mes (desde el 22 de septiembre pasado hasta el 9 de octubre) presos peligrosos han agredido hasta a cinco funcionarios, después de que los reclusos mantuvieran peleas entre ellos y fueran los propios trabajadores de la cárcel de Picassent los que intentaran acudir a mediar en los altercados. 

En uno de ellos, el del pasado 22 de septiembre, dos internas de la prisión, clasificadas en primer grado, se enzarzaron en una "violenta" pelea en el patio y una de ellas portaba un bolígrafo que utilizó como arma y con el que provocó varias heridas a la otra interna. Cuando las trabajadoras de la prisión intervinieron para detener la agresión, una funcionaria recibió un pinchazo en la mano que le provocó sangrado y un golpe en la boca. Otra compañera sufrió una contusión de muñeca izquierda y ambas tuvieron que recibir asistencia en la enfermería del propio centro penitenciario, aunque no necesitaron ser trasladadas a ningún centro hospitalario.

La segunda agresión en menos de un mes, la ocurrida este pasado 9 de octubre, se produjo también por parte de un preso de primer grado, especialmente peligroso, quien tras romper diversas ventanas y hacerse con los cristales agredió a varios funcionarios. El hecho, que también fue denunciado por el sindicato CSIF, produjo diversas contusiones y una lesión grave a uno de los empleados públicos, que sufrió rotura de un dedo con necesidad de ser intervenido quirúrgicamente.

Agresiones a funcionarios de la cárcel Picassent en menos de un mes

Además, tal como desveló la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), este suceso causado por el recluso, con un largo historial de incidentes, se produjo en el módulo 28, que es de presos de segundo grado, por lo que este no debería de haber estado en él. El sindicato subraya que el módulo de primeros grado, el 19, está saturado y en mal estado, hasta el punto de que un informe del Defensor del Pueblo recomienda su cierre. Algo a lo que TAMPM Picassent, añade que "en a mayoría de las agresiones, los internos ya tienen antecedentes de agresión a otras funcionarios, como el caso de septiembre pasado.

El colectivo afirma en diversos comunicados que los incidentes "no son más graves gracias a la profesionalidad de las funcionarias y funcionarios del departamento de Régimen Cerrado y a la rapidez con la que acuden siempre los refuerzos del resto de la plantilla que se solicitan ante la gravedad de los sucesos".

Agresiones casi diarias y petición de ayuda a los políticos

Ante estos hecho, la asociación TAMPM Picassent ha decidido denunciar públicamente "las agresiones casi diarias que sufren los funcionarios de prisiones", y han hecho un llamamiento a los partidos políticos valencianos para que les apoyen en reivindicaciones  tan necesarias como "la falta de personal en Picassent, tras el cese de los funcionarios que han obtenido plaza en el último concurso de traslados; o el menoscabo en la seguridad de los funcionarios e internos".

Para esta organización, "todo ello demuestra la nefasta gestión del secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Ortiz, y de su gabinete de Recursos Humanos", y con esa intención ya convocó el pasado 4 de octubre por la tarde, una mesa redonda en el Salón Sorolla del Ateneo Mercantil de Valencia sobre los funcionarios de prisiones y toda la problemática existente con el abandono de instalaciones y personal de las prisiones, en la que participó el senador del PPCV, Fernando de Rosa; la exdirectora del Hospital Penitenciario de Valencia, Julia Lozano; el psiquiatra Andrés Monleón  y Enrique Rodrigo, portavoz nacional de TAMPM.

Mesa redonda: 'Prisiones, del prejuicio al abandono' en el Ateneo Mercantil

La asociación se ha reunido también, recientemente, con el grupo de Ciudadanos en les Corts Valencianes. En un encuentro mantenido con los diputados  Vicente Ten,  María Muñoz, Toni Cantó, Amparo Moya y Vicente Fernández, la formación naranja se comprometió a incluir las reivindicaciones del colectivo en su programa electoral. 

Desde TAMPM Picassent aseguran que "nadie les va a parar en su lucha" y añaden que, incluso, ha han iniciado contra ellos "una campaña represora por parte de Instituciones Penitenciarias con la apertura de expedientes disciplinarios por el simple hecho de estar informando a la opinión pública de lo que sucede dentro de las prisiones".

 
  
Comenta esta noticia
Update CMP