24 de marzo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Hyundai Kona EV, no puede estar más de moda

La versión eléctrica del SUV coreano lo tiene todo para ser un punto y aparte en la manera de entender la automoción. Su autonomía urbana supera con creces los 500Km y su dinámica triunfa.

La llegada del nuevo Hyundai Kona EV es un hecho muy importante para los que disfrutamos con los coches y estábamos preocupados con la deriva eléctrica del sector. Esta tecnología además de que todavía es cara, tenía en la autonomía su principal problema, pero la evolución de las baterías, junto con el expertise de marcas como el Grupo Hyundai, permiten ya ofrecer un coche cuyo precio parte desde los 35.500 euros y cuya autonomía homologada en ciclo WLTP es de hasta 482Km.

Este planteamiento ya puede hacernos plantearnos la compra de un Kona eléctrico como primera opción independientemente del uso que le vayamos a dar, ya que con su maletero de más de 300 litros y una habitabilidad sin estrecheces para 4 ocupantes, puede funcionar como coche familiar en casi cualquier circuntancia. El eléctrico de la marca surcoreana está a la venta con dos opciones de batería, ambas de ion litio: una de 64 kWh y otra de 39,2 kWh. La más pequeña, sólo disponible con el acabado Tecno, limita la potencia del vehículo a 136 CV y ofrece una autonomía máxima de 312Km. Frente a ella, la grande sube hasta los 204 CV con autonomía para 482 km, una cifra que en uso urbano y cuidando la conducción supera los 500 con facilidad.

 

Aunque la diferencia de precio entre uno y otro es de 3.000 euros, según Polo Satrustegui, director de la marca en nuestro país, más del 90% de los pedidos que ya tiene en firme el nuevo Hyundai Kona EV son de la versión más capaz, pues el cliente tipo valora mucho ese extra de autonomía del 35% que le ofrece, más que la potencia u otras cualidades. Con estos argumentos, el máximo directivo de la marca no descarta que sus ventas se vayan rápidamente por encima de las 1.000 unidades al año, siendo un problema de cupo y disponibilidad el poder subir esa cifra.

El Kona, gracias a su motor de imanes, alcanza una velocidad máxima de 178Km/h y acelera de 0 a 100 en 7,6 segundos con la versión de 64KWh (9,7seg en la de 39,2KWh) lo cual hace que se mueva en el tráfico real como cualquier otro vehículo de combustión y con una respuesta instantánea al acelerador. Dispone además de 4 modos  de conducción (Sport, Confort y Eco/Eco+) para poder optar entre una conducción más dinámica o más eficiente; así como de frenada regenerativa ajustable con cuatro niveles mediante las levas en el volante.

Más importante que ello son los tiempos de recarga, y el Kona es también un avanzado en este punto.  Con un punto de recarga rápida de 100Kw sus baterías se llenan al 80% en menos de 1h (54min), y si el punto es de 50Kw el tiempo se iría a los 75 minutos en el modelo grande. En el caso de una carga normal en domicilio, con una potencia de enchufe de 7,2 kW y el cargador de a bordo del coche el tiempo para la recarga del 80 % es de 6 horas y 10 minutos para la de 39 kWh, y de 9 horas y 35 minutos para la de 64 kWh.

 

El Kona eléctrico permite programar la hora de inicio de carga (para obtener la tarifa de luz más beneficiosa) y establecer un límite (en casa lo suficiente para llegar al trabajo y allí completar el proceso al estar más tiempo parado y sin coste). Con esto también se acostumbra al conductor a que no haga cargas al 100 %, salvo para viajes largos, ya que así se prolonga la vida de la batería (su garantía es de 8 años), según el fabricante.

Para este fin también se ha dotado al vehículo de una bomba de calor para que pueda enfriar o calentar la batería y evitar así que trabaje en condiciones  desfavorables con temperaturas extremas. Debido a que el Kona se ha diseñado para ser eléctrico/híbrido las amplias baterías se han podido colocar en el suelo del vehículo aportando un centro de gravedad bajo, lo que redunda en su estabilidad en marcha. También ha permitido que en el eje trasero se haya empleado una suspensión multibrazo o Multilink, que aporta más agrado de conducción y seguridad.

El Kona EV se diferencia de sus hermanos de combustión, además de por el sistema de propulsión, por una serie de detalles exteriores, como son la parrilla delantera cerrada (que incluye el puerto de carga), los faros full Led, el logo blue Drive en el lateral, las llantas de 17 pulgadas y unos parachoques delantero y trasero con forma de onda. Su precio sin campañas, que pueden llegar a los 3.000 euros de descuento, arrancan en 38.500 euros para la versión pequeña de 39,2KWh y en los 41.500 euros para la grande de 64KWh.

Comenta esta noticia
Update CMP