15 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El terrorista más buscado logró burlar a la policía belga in extremis

Tras varios días en jaque por amenaza de atentado terrorista inminente, las fuerzas de seguridad belga convirtieron en territorio fantasma el centro turístico de la capital.

Después de varios días en alerta máxima por riesgo inminente de atentado terrorista y con el metro cerrado, fuerzas de la Policía belga pusieron en marcha varias operaciones en el centro de Bruselas. "Estábamos en un restaurante cuando la Policía ha pedido que dejemos la comida, nos reagrupemos en el interior y esperemos su señal", indicó uno de los testigos.

Durante la noche de este domingo la Policía mantuvo varias calles próximas a la céntrica Grand-Place de Bruselas cortadas al tráfico de vehículos y personas y pidió a los habitantes de la zona que no se aproximara a sus ventanas, según varios medios locales. El perímetro de seguridad afectó a las calles Midi, Teintures, Marché au Charbon y Lombard, todas ellas en el barrio que rodea la plaza mayor de Bruselas y el popular Manneken-Pis.

Las imágenes de varias de estas calles cortadas por la Policía, incluso una de ellas cerrada al tráfico con la ayuda de un autobús cruzado en la calzada, se podían ver en las redes sociales, en donde iban siendo publicadas por transeúntes. En paralelo, un fuerte dispositivo policial fue desplegado en otro distrito de la ciudad, en el barrio de las Casernes de Etterbeek, en donde la cadena RTL aseguraba que patrullaban cerca de un centenar de efectivos.

Las operaciones se lanzaron poco después de que concluyera una rueda de prensa del primer ministro belga, Charles Michel, en la que anunció que los centros educativos y el Metro de la capital permanecerá cerrados este lunes por temor a atentados terroristas, y concluyeron poco antes de la medianoche con 16 detenidos, entre los que no se encontraba el fugado Salah Abdeslam a pesar de que la veintena de registros realizados estaba dirigida a dar con él. 

Entre los detenidos hay un herido, que embistió con su vehículo un coche de Policía e intentó darse a la fuga en el distrito de Molenbeek-Saint-Jean, según ha informado en una comparecencia de prensa sin preguntas el portavoz de la Fiscalía federal belga, Eric Van der Syp. El herido ha sido detenido, pero no está claro si tiene relación con la causa de la instrucción.


El portavoz de la Fiscalía federal, que advirtió de que no se darán más datos de la operación que los comunicados en esta comparecencia, indicó que no se han encontrado "ni armas, ni explosivos" en los registros. "En el curso de los registros no se ha encontrado a Salá Abdeslam", añadió. Varios medios locales señalan, sin embargo, que Abdeslam fue localizado en la tarde del domingo en la región de Lieja al volante de un BMW, pero que logró escapar de las autoridades en dirección a Alemania.

El nivel de alerta en Bruselas se mantiene desde la noche del viernes en el nivel máximo (4) ante el riesgo real de que "varios individuos" comentan una cadena de atentados similar a los del 13 de noviembre en París, según amditió el propio Michel. El nivel de alerta en el resto del país se sitúa por debajo, en el nivel 3.

El tercer terrorista del Stade de France

Mientras tanto, la Policía francesa publicó este domingo la imagen del tercer terrorista del Stade de France que, según la BBC, sería un individuo llamado M. al Mahmod. Según la cadena británica entró en la isla griega de Leros el pasado 3 de octubre con otro de los terroristas, que viajaba bajo el nombre de Ahmad al Mohamad. La Policía nacional francesa divulgó su imagen esta tarde para intentar su identificación.

Comenta esta noticia