13 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Esta es la desesperada versión de El Chicle para eludir la prisión permanente

El Chicle, este martes durante su declaración.

El Chicle, este martes durante su declaración.

Este martes ha comenzado el juicio por el brutal asesinato de la joven con la declaración de su asesino confeso. Su estrategia parece clara: contener los daños para sortear a la Fiscalía.

Va a ser, sin duda, uno de los juicios más mediáticos de los últimos tiempos. Y es que la desaparición y el hallazgo del cuerpo de Diana Quer conmocionó a España entera. Este martes ha comenzado el juicio con la declaración de su asesino confeso. Tiene ahora un objetivo prioritario: intentar sortear la prisión permanente revisable.

José Enrique Abuín Gey, alias 'El Chicle', ha defendido la teoría de la muerte accidental de Diana Quer, al ejercer una fuerte presión sobre su cuello sin darse "cuenta", cuando la joven le sorprendió robando combustible.

El acusado se ha expresado así durante su primera declaración ante un tribunal por este crimen, del que ha negado varias veces que tuviese una motivación sexual o que hubiese raptado a la joven a la fuerza. "Mi intención no era matarla", ha dicho.

Ante una gran expectación, el único acusado por la muerte de Diana ha comparecido en la sala de los Juzgados de Fontiñas luciendo una poblada barba, en una imagen que recordaba a su última aparición judicial, cuando declaró como acusado de una agresión en Boiro.

Abuín Gey ha respondido a las preguntas de todas las partes con un tono tranquilo y abundantes explicaciones, a excepción precisamente de aquellas relativas a los hechos ocurridos en diciembre de 2017, por los que fue condenado y que desencadenaron la resolución de la desaparición de Diana.

En total, 'El Chicle' ha declarado durante algo más de una hora. Así, 50 minutos los ha dedicado a responder a las preguntas de la Fiscalía, mientras que el interrogatorio de su abogada ha durado menos de tres minutos, en los que se ha centrado en el modo en el que fue asistido por un letrado inicialmente y en la reafirmación de su última versión de los hechos.

En esta versión, que ha sido la que Enrique Abuín ha defendido de nuevo ante el jurado popular, sostiene que en la madrugada del 22 de agosto de 2016, en la que desapareció Diana, salió con su vehículo Alfa Romeo y cuatro garrafas con la intención de "robar gasoil" en los camiones de los feriantes que participaban esos días en las fiestas de A Pobra.

'El Chicle' ha contado y situado en el mapa dónde aparcó el coche (en una calle diferente a la que un testigo sitúa a Diana Quer caminando esa noche) y ha descrito cómo llenó garrafa y media de gasóleo del depósito de unos camiones aparcados junto a las caravanas de los feriantes.

Según su versión, cuando regresaba caminando a su vehículo, se encontró con Diana Quer "de frente" y la "confundió" con una de las feriantes. Por ello, y por "miedo" a que le "delatara", se fue "hacia ella" y la agarró por el cuello.

Abuín ha contado que hizo eso porque estaba "pendiente de entrar en prisión" por asuntos relacionados con el narcotráfico si cometía otro delito, al tiempo que no quería "tener problemas con los feriantes".

"Le eché la mano derecha al cuello y ella se fue hacia atrás, le puse la mano izquierda detrás, sin darme cuenta de la presión que hacía", ha dicho 'El Chicle', que ha hecho gala de su fuerza ante el tribunal: "Puedo levantar mi peso solo con dos dedos de cada mano". Este ataque, ha aseverado, fue impulsivo y accidental. "Cuando me di cuenta no se movía, le golpeé la cara dos veces, pero no se movía. Mi intención no era matarla", ha añadido.

En el transcurso de los acontecimientos, recuerda que la joven le dio "un pequeño empujón", pero ha negado que le quitase el móvil porque estuviese escribiendo en él, y ha dicho desconocer el tiempo que pasó. "Reaccioné así, no se por qué, sé que lo hice mal, pero lo hice así", ha añadido.

A preguntas de la acusación, ha afirmado que dijo inicialmente a la Policía que había atropellado accidentalmente a Diana, algo que después desmentiría la autopsia, porque estaba "bajo presión" y porque se lo sugirieron los agentes.

Ante el tribunal, José Enrique Abuín ha dicho que tras su detención le preguntaron insistentemente "donde estaba el cuerpo de Diana", un nombre, el de la joven, que ha empleado apenas un puñado de veces en toda su declaración, en la que se ha referido a ella como "la chica".

También ha dicho que los agentes le aseguraron que no iba a ver a su hija "nunca más" y que le sugirieron que la muerte de Diana Quer "podría haber sido un accidente". El Chicle ha afirmado que hizo esta declaración sin la presencia de su abogado.

A mayores, ha admitido que pidió a su mujer que le diese una coartada para la noche de la desaparición, en la que ella "sabía que había salido a por gasoleo". "Le dije que como estaban muy encima y preguntando seguido, que dijera que ella estaba conmigo", ha apuntado Abuín, que ha negado que manipulase el teléfono móvil que entregó, y que había sido formateado.

Comenta esta noticia
Update CMP